El radio en México: historia, diseño y tecnología

Arte, Diseño
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Museo Franz Mayer)
1/6
Foto: Cortesía Museo Franz Mayer
 (Foto: Cortesía Museo Franz Mayer)
2/6
Foto: Cortesía Museo Franz Mayer
 (Foto: Cortesía Museo Franz Mayer)
3/6
Foto: Cortesía Museo Franz Mayer
 (Foto: Cortesía Museo Franz Mayer)
4/6
Foto: Cortesía Museo Franz Mayer
 (Foto: Cortesía Museo Franz Mayer)
5/6
Foto: Cortesía Museo Franz Mayer
 (Foto: Cortesía Museo Franz Mayer)
6/6
Foto: Cortesía Museo Franz Mayer

Aquel minibar para clientes exclusivos que presume Tony Stark en Iron Man es cosa de niños junto al radio bar que puede admirarse en la muestra El radio en México: historia, diseño y tecnología.

A través de un recorrido cronológico, esta exposición se centra en la evolución del aparato como ente de diseño, sin dejar de lado las aportaciones a la vida cotidiana y la manera en que estas dos aristas se vincularon como un fenómeno, que trascendió en esta tecnología de comunicación.

Entendido como un “artefacto sociocultural”, dice la curadora e investigadora Mayela Flores, también podrá revisarse “la transformación tan grande en innovación, tecnología y materiales en el siglo XX”.

Muchos visitantes podrán recordar los radios de la abuela hechos con madera y su estilo art decó o la utilización de otros materiales como el plástico que obedecieron no sólo al diseño, sino a “temas como la Segunda Guerra Mundial, cuando los materiales se racionaron”, comenta Flores.

Como señala la curadora de esta exposición, las piezas pertenecen a coleccionistas mexicanos del DF y la zona metropolitana que no sólo facilitaron algunos de sus radios, sino que incluso contribuyeron a formar espacios específicos, como el destinado a mostrar un taller de reparación de radios.

Si bien no existe la posibilidad de encender uno de estos aparatos, el recorrido está acompañado de audio. “La sala está ambientada con comerciales, transmisiones y archivos sonoros de la época”, dice Mayela Flores.

Esta evocación sin duda provocará el ojo Remi en los visitantes de mayor edad, pero también resultará en un descubrimiento casi arqueológico para la generación iPod. Como complemento, el museo tendrá a la venta un CD con parte de esos audios.

La importancia del diseño queda manifiesta en la variedad de objetos funcionales que pueden observarse. “El art decó era elegante por excelencia, la Bauhaus –que fue paralela a ese diseño– se fue por lo funcional, óptimo y simplista”, explica Mayela. Pero esa variedad va mucho más allá de la idea general que podamos tener de un radio antiguo o de otra época. En este sentido, la portabilidad permitió la manufactura de aparatos cuyo diseño no está muy lejos del de un smartphone. ¿Te dice algo la marca Azteca?

Una sección enfocada en los diseños novedosos presenta artilugios de marcas como Zenith y Crown que nos recuerdan que las décadas sin radio digital permitieron una creación inconmensurable de diseño, creatividad y, claro, formas que hoy encontraríamos hasta ridículas.

Este diálogo transtemporal, como lo considera la curadora Mayela Flores, nos enfrenta a uno de los objetos más poderosos que se hayan creado en el siglo XX. En un radio caben invasiones marcianas, comerciales de electrodomésticos y, por qué no, boleros.

Tres marcas que no debes dejar de admirar: Los kitchen radios de General Electric, los radios portátiles de colores de Crown, los radios de bulbos Majestic.

Por Alfredo Quintana Garay

Publicado

LiveReviews|0
0 people listening