La otra ciudad. Fotografías de la Ciudad de México 1900-1918

Arte, Fotografía Gratis
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
La otra ciudad (Foto: Cortesía Museo Archivo de la Fotografía)
1/4
Foto: Cortesía Museo Archivo de la Fotografía
La otra ciudad (Foto: Cortesía Museo Archivo de la Fotografía)
2/4
Foto: Cortesía Museo Archivo de la Fotografía
La otra ciudad (Foto: Cortesía Museo Archivo de la Fotografía)
3/4
Foto: Cortesía Museo Archivo de la Fotografía
La otra ciudad (Foto: Cortesía Museo Archivo de la Fotografía)
4/4
Foto: Cortesía Museo Archivo de la Fotografía

Un archivo encontrado da lugar a esta exposición. Se trata de una colección de 100 fotografías estereoscópicas tomadas por “el tío Ángel”, un aficionado a la fotografía que produjo una numerosa serie de placas en cristal con tomas de la Ciudad de México de 1900 a 1918.

Ángel Sandoval (las investigaciones sugieren que ese es su apellido) fue un comerciante de la clase acomodada de fines del Porfiriato y un experimentalista del objeto fotográfico, como da cuenta La otra ciudad.

En los tres pisos del museo que ocupa la exposición, curada por Laura González Flores, el recorrido va de vistas panorámicas a escenas cercanas del DF; desde la representación de la cotidianeidad de la vida de distintas clases sociales, hasta un lugar sin retorno: el periodo revolucionario. Calles, avenidas, líderes partidistas, sujetos anónimos, instituciones, festividades, prisiones… Antes y después de la revolución mexicana, ¿qué cambia y qué permanece?

Es la figura dudosa del fotógrafo lo que hace a esta muestra distinta de otras revisiones históricas de la época revolucionaria. No poder asegurar la autoría del tío Ángel en la serie fotográfica, por ejemplo, o presentar retratos suyos y de sus cercanos para ver si de este modo se consigue veracidad: hay aquí un personaje que se construye en la exposición, y tal personaje, sin esa autoridad que podría cambiar el modo en que percibimos su obra, puso una mirada particular y asombrosa en su entorno. No la del fotógrafo profesional, sino la del transeúnte curioso.

Vemos las fotografías de alguien que caminó, se asombró y probó distintas técnicas con la cámara. Un casi anónimo que convirtió su archivo en testimonio.

Por Cinthya García Leyva

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening