Liminal Animal

Arte, Arte contemporáneo
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Liminal Animal
Foto: Paola Monter

La artista Mariana Magdaleno exhibe un discurso de liminalidad: un punto intermedio y de transición en la simbología de los animales en México. La exposición consta de tres áreas: el pasado, plagado de dibujos de José María Velasco; el presente, armado con pieles disecadas y restos fósiles; y el futuro, diseñado a partir de dibujos de acuarela.

El montaje museográfico en una primera foto luce como un montón de huesos y pieles viejas, sin embargo, tan sólo es necesario caminar entre las piezas para entender el significado de la muestra como símbolo cronológico del recinto cuando fue el Museo de Historia Natural.

Los fósiles y disecciones de las piezas expuestas son una metáfora del pasado de este antiguo museo de historia que cerró sus puertas en 1964 y dejó al edificio desolado hasta 1971, cuando “dos buitres” (tal como una de las piezas de la exposición) llamados Juan López Moctezuma y José Estrada sacaron provecho de “la carroña” de cemento que era el edificio y la utilizaron como locación para grabar algunas escenas de sus películas La mansión de la locura y Recodo del purgatorio, respectivamente. Ya para 1973 tomó su actual nombre de Museo del Chopo y con él su remodelación y reapertura en 2010.

Aunque la mayoría de las piezas no pertenecen a Magdaleno, ella se toma la libertad de ordenarlas con una museografía que narra semióticamente la historia del museo y genera una especie de caja del tiempo y un ritual del regreso de los animales que vivieron en este museo. Vuelven los viejos especímenes y se crean nuevos compañeros a partir de los dibujos. Todos conviven en el mismo espacio para hacer hincapié en la relación del espacio viejo y el nuevo.

El gran lepidóptero dibujado en la pared podría ser un merecido homenaje al trabajo de los ilustradores y naturistas de los años treinta, que con su afición por el detalle describieron con sumo cuidado las especies animales y vegetales de los catálogos.

Aunque Magdaleno no es la primera artista que ha retomado las piezas de historia natural en el Chopo (ya antes lo había hecho el pintor Luis Argudín), ella se ha especializado en abordar temas que retratan la imitación entre animales y humanos, así como la posibilidad de crear a partir de la naturaleza. Por lo que esta exposición no sólo responde a sus intereses recurrentes, sino que los reinterpreta en un ejercicio de regreso al pasado.

Por Laura Citli Toribio

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening