Los espías del cosmos

Arte, Pintura
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Cisco Jiménez (Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno)
1/8
Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno
Cisco Jiménez (Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno)
2/8
Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno
Helio Montiel (Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno)
3/8
Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno
Helio Montiel (Foto: Cortesía Muse de Arte Moderno)
4/8
Foto: Cortesía Muse de Arte Moderno
Helio Montiel (Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno)
5/8
Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno
Helio Montiel (Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno)
6/8
Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno
Patricia Soriano (Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno)
7/8
Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno
Patricia Soriano (Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno)
8/8
Foto: Cortesía Museo de Arte Moderno

A través de elementos visuales de la cotidianeidad y lo mediático se generó el discurso de tres pintores durante la década de los noventa: Cisco Jiménez, Helio Montiel y Patricia Soriano.

Con la curaduría de Octavio Avendaño, Los espías del cosmos reúne 50 obras como una revisión de la genealogía del arte contemporáneo mexicano de los últimos 30 años.

Con la literatura como hilo conductor, en la muestra(cuyo título surgió a partir de la novela Matadero cinco, de Kurt Vonnegut) se presentan collages, pinturas y pastiches.

Un rasgo distintivo de las pinturas que conforman la exposición es el sentido del humor y la crítica, cada uno de los artistas con sus propios elementos, así como inquietudes, puebla el imaginario de los visitantes.

Mientras Patricia Soriano se decanta por los apocalipsis y los estados alterados, Helio Montiel se concentra en paisajes habituales que vibran y fluyen hasta convertirse en ocasiones en mundos de fantasía que pueden ser grotescos, en tanto, el eclecticismo de las obras de Cisco Jiménez desconcierta y conversa, al mismo tiempo, con los ojos del espectador.

Entre las piezas que vale la pena mirar con detenimiento se encuentran Códice Chafamex, de Cisco Jiménez; Mundo enojado, de Helio Montiel; así como, Paisaje psicotropical o la Isla de los hombres solos, de Patricia Soriano.

Los espías del cosmos
es también una forma de regresar a un tiempo no muy lejano, en el que la pintura buscaba reinventarse ante los cambios de formatos del arte contemporáneo.

Para algunos, la estética que encontrarán en la exposición dará paso a la nostalgia por aquellos años en que MTV todavía era un canal de música y videos.

Por Magdalena Carreño

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening