0 Me encanta
Guárdalo

Obras de Manuel Tolsá en el DF

Corrían los últimos años del siglo XVIII cuando el arquitecto Manuel Tolsá llegó de Valencia para convertirse en una figura clave en la transformación de la ciudad

Catedral Metropolitana  (Foto: María José Cortés)
1/6
Foto: María José Cortés

El arquitecto mexicano José Damián Ortíz de Castro estaba a cargo de la catedral, pero murió en 1793, por lo que Manuel Tolsá fue asignado para terminarla. El encargo implicó un verdadero reto, pues se trataba de una construcción con diferentes estilos. Para darle unidad le pone una balaustrada a todo lo largo. Con la idea de proporcionarle un remate completo coloca el cubo con el reloj en la parte central, así como las esculturas de la fe, la esperanza y la caridad. También modificó la cúpula, le puso un anillo para darle más altura y realeza acorde a la nueva escala del edificio.
Con información de la arquitecta Olga Cano.  

El Caballito  (Foto: Joaquín Martínez)
2/6
Foto: Joaquín Martínez

Es considerada una de las cuatro esculturas más importantes del mundo (las otras tres son la de Marco Aurelio en el Campidoglio, condottiero Gattamelatta, de Donatello, en Padua, y otra de Verrocchio que está en Venecia).

Es la única escultura en la que el jinete y el caballo están fundidas en una sola pieza.

Es muy singular porque Carlos IV está vestido como si fuera un emperador romano y la silla de montar no corresponde a su época.

Las esculturas ecuestres indican cómo murió la persona (cuando el caballo tiene las cuatro patas en tierra significa que el jinete tuvo muerte natural, dos al aire significa que murió en combate, y si tiene una pata al aire murió por traición). En este caso, Carlos IV estaba vivo. El virrey Branciforte quería ganarse los favores del rey por medio de esta escultura.

Se trata de una obra muy controversial porque en la pata trasera está el emperador romano pisando un escudo mexica, detalle que no puede verse por la altura a la que se encuentra.

Es una escultura enorme, de cinco metros de alto. Su nombre se debe, según la leyenda, a que Tolsa le hizo un agujero en la grupa y metió a algunas personas para que se hicieran cargo de algunos acabados en la parte interior de la obra. Cuando la gente vio salir a algunas personas de éste, decían que era como el caballo de Troya. Desde entonces se le conoce como “El Caballito”.
Con información de la arquitecta Olga Cano.  

Altar Mayor de La Profesa (Foto: María José Cortés)
3/6
Foto: María José Cortés

En este altar quedan de manifiesto sus ideas, tanto en las columnas como en la manera de rematar y colocar al santo. La colocación del ciprés es también algo muy distintivo del escultor y arquitecto. 

Museo Nacional de San Carlos (Foto: Alejandra Carbajal)
4/6
Foto: Alejandra Carbajal

Cuando Manuel Tolsá llegó a México en 1791 estaba terminando la época del barroco e iniciaba el neoclásico. El arquitecto valenciano tomó ciertos elementos del barroco para romper con la monotonía del neoclásico. Al ser escultor y arquitecto, integró estas dos disciplinas, es por ello que sus edificios, aunque son neoclásicos, son mas cálidos.
Con información de la arquitecta Olga Cano.

Palacio de Minería  (Foto: Cortesía Palacio de Minería)
5/6
Foto: Cortesía Palacio de Minería

Tiene tres niveles. El primer piso, el entresuelo y el segundo piso. En las construcciones coloniales lo más importante estaba en el segundo nivel. Los arcos de la entrada abarcan el primer nivel y el entresuelo para enfatizar la importancia del reciento. Las ventanas más grandes y más decoradas están en el nivel donde está lo más importante: la capilla, el salón de actos y la oficina del director. Atrás de cada una de sus decisiones hay una serie de conocimientos de los cánones de la arquitectura determinados principalmente por Marco Vitruvio y de Leon Battista Alberti. De esta manera es posible entender la manera como encontró soluciones a esta gran construcción.
Con información de la arquitecta Olga Cano. 

Salón de actos (Foto: María José Cortés)
6/6
Foto: María José Cortés

El salón de actos del Palacio de Minería se distingue por sus ventanas elípticas. Las esculturas son las materias que se impartían en la Escuela de Minería: astronomía, gramatica, ingeniería, mecánica, lógica, entre otras. Aquí estuvo la cámara de diputados y fue donde Porfirio Díaz tomó posesión en 1910 en su última reelección. Tiene muchas pilastras, que son las columnas adosadas en la pared.
Con información de la arquitecta Olga Cano.  

Comentarios

0 comments