Teoría de la belleza. Pintura italiana en la colección Sgarbi

Arte, Pintura
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Teoría de la belleza (Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos)
1/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos

Allegoria della Pittura de Simone Cantarini(1612-1648)

Teoría de la belleza (Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos)
2/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos

San Girolamo penitente de José de Ribera (1591-1652)

Teoría de la belleza (Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos)
3/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos

Vergine in preghiera de  Giovan Battista Salvi (1605-1685)

Teoría de la belleza (Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos)
4/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos

Cleopatra de Artemisia Gentileschi (1593-1652)

Teoría de la belleza (Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos)
5/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos

Rebecca ed Elia al pozzo de Alessandro Rosi (1627-1707)

Teoría de la belleza (Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos)
6/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de San Carlos

Retratto di un legale de Giovan Francesco detto Guercino(1591-1666)

María Magdalena se muestra con el cuerpo contorsionado, el torso desnudo y la mirada elevada, mientras es sujetada por cinco querubines. Así comienza la exposición Teoría de la belleza. Pintura italiana de la colección Sgarbi, con la pintura Magdalena llevada al cielo por los ángeles, de Morazzone.

Vittorio Sgarbi comenzó su fascinación por las obras de arte en 1983 y durante 30 años se dedicó a coleccionarlas. Aunque su acervo, integrado por 300 piezas, comprende obras del siglo XIII al XX, para esta muestra se escogieron 40 del siglo XV al siglo XVIII.

Dividida en seis núcleos temáticos —que abarcan motivos bíblicos, los mitos clásicos, las alegorías y la pintura de retrato— en la exposición se presentan pinturas de Artemisia Gentilleschi (de quien se presenta sólo Cleopatra), Tiziano, José de Ribera “El Españoleto” y Guido Cagnacci. Con esta muestra se ofrece un panorama del concepto de belleza en la pintura italiana del renacimiento y el barroco.

Es interesante la relación que se establece entre la exposición permanente del museo, integrada por obras de reconocidos pintores europeos como Francisco de Zurbarán y Pontormo, y las piezas de estos exponentes de la pintura italiana.

Las obras más antiguas de la exposición se encuentran en la primera sala, dedicada al tema de la religión. San Antonio de Padua, obra de Antonio Vivarini, y San Luis de Tolosa, de Bartolomeo Vivarini, son de mediados del siglo XV.

“Este es el divertimento y el misterio del coleccionismo: el interés por lo que no hay”, concluye la exposición con esta frase Sgarbi. Gracias a esta inquietud e interés por el arte del coleccionista, se pueden reunir obras como las que se presenta en Teoría de la belleza.

Por Mariana Guillén

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening