¡Vámonos! Bernard Plossu en México

Arte, Fotografía
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno)
1/8
Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno
 (Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno)
2/8
Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno
 (Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno)
3/8
Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno
 (Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno)
4/8
Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno
 (Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno)
5/8
Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno
 (Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno)
6/8
Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno
 (Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno)
7/8
Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno
 (Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno)
8/8
Foto: Bernard Plossu. Cortesía Museo de Arte Moderno

En esta exposición no encontrarás fotografías de los principales monumentos históricos ni de zonas arqueológicas. Cuando el fotógrafo francés llegó a México, en 1965, retrató una forma muy personal e íntima.

Con tan sólo 20 años de edad y su cámara Kodak Retina de 50mm, capturó los rostros de sus amigos —quienes entraban y salían de su vida—, de personas anónimas y las calles que dejaron indicios de esta época: desde la señora que vendía buñuelos, las fiestas de la juventud y la influencia de la cultura beat, hasta los mercados y las fachadas con anuncios.

¡Vámonos! Bernard Plossu en México es una invitación a un viaje en el tiempo por los lugares que él visitó durante los cuatro viajes que realizó (1965, 1979, 1990 y 2002). El primero fue, sin duda, el más prolífico. En las fotos apenas se intuyen los lugares por los que pasó, como la Ciudad de México, Zipolite, Acapulco, la frontera con Estados Unidos y Oaxaca. Este fotógrafo errante descubrió un México urbano, lleno de olores, colores y vivencias que captó con su lente.

Además de los viajes, hay una sala dedicada a la exploración que hizo Plossu del color Fresson, un método de impresión fotográfica en color. La primera foto que tomó bajo esta técnica fue precisamente en nuestro país, en la imagen se observa a una mujer frente a una sábana blanca en la azotea de un edificio.

Para esta muestra, que reúne más de 130 fotos, el curador Salvador Albiñana optó por no poner títulos ni cédulas, como una forma de seguir la propia tradición de Plossu y ofrecer un viaje libre al visitante por la memoria fotográfica del francés.

Por Mariana Guillén

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening