El París de Toulouse-Lautrec. Impresos y carteles del MoMA

Arte, Dibujo
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Mattza Tobón)
1/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
2/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
3/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
4/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
5/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
6/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
7/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
8/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
9/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
10/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
11/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
12/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
13/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
14/15
Foto: Mattza Tobón
 (Foto: Mattza Tobón)
15/15
Foto: Mattza Tobón

Imagina esta escena: Tú sentado en una mesa de café a orillas del Sena, a espaldas la Torre Eiffel, en el París de la década de los veinte. No estás viendo Medianoche en París, de Woody Allen, y como aún no existen las máquinas del tiempo, podrás experimentarlo al visitar la exposición de El París de Toulouse-Lautrec, integrada por impresos, litografías y carteles del artista francés que nos remiten a estos paisajes y a la cultura de los parisinos en esa época.

La vida nocturna del siglo XIX es plasmada en las coloridas piezas delineadas por Toulouse-Lautrec y que pertenecen a la colección del Museo of Modern Art (MoMA), de Nueva York. Esta muestra, que fue exhibida en 2014 en el recinto neoyorkino, es la primera en 30 años que se dedica enteramente a Henri de Toulouse-Lautrec y se integra de más de 100 ejemplos de sus obras más conocidas.

Gracias a sus dibujos y grabados, en los que plasmó a artistas, actores, escritores y músicos con los que convivió en la Belle Époque de París, acercó al gran público al discurso de las vanguardias estéticas.

La muestra se divide en diferentes secciones, una está dedicada a obras que aluden a los conciertos y salones de baile, podrás ver su representación del emblemático Moulin Rouge. Otro apartado se enfoca en las musas de Toulouse-Lautrec, es decir, las cantantes, actrices y bailarinas que fueron retratadas por los peculiares trazos del artista. Aquí destacan personajes como Jane Avril o Yvette Guilbert.

La importancia del trabajo de Henri se explora en la sección que aborda a su círculo creativo. Aquí verás algunos de los programas que diseñó para producciones de teatro de vanguardia, cancioneros de los famosos cafés-conciertos y sus colaboraciones en revistas culturales.

También conoceremos sobre sus aficiones, en dibujos sobre carreras de caballos, escenas de patinaje sobre hielo y también sus representaciones de la cultura gastronómica francesa.

Mediante la exposición de El París de Toulouse-Lautrec no sólo nos adentraremos en la obra del artista y sus alcances técnicos y creativos, sino también en la vida política, cultural y social en ese glorioso periodo que tanta nostalgia y admiración provoca. 

Por Alejandra Villegas

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening