0 Me encanta
Guárdalo

Jorge F. Hernández recomienda

Platicamos con el autor sobre los libros que han marcado distintos momentos de su vida

Foto: Jorge F. Hernández

¿Cuál es el libro que has leído más rápido?
El principio del placer, de José Emilio Pacheco.
Lo leí en poco más de dos horas porque pensé que era para una tarea de la prepa, pero resultó que me lo habían regalado, precisamente, por placer. Lo devoré porque me di cuenta que quería hacer eso: escribir. Con el tiempo, conocí a José Emilio y nos hicimos amigos. Tengo una edición dedicada que dice: "Al mejor lector de este libro".

Menciona algún libro que haya marcado un momento específico de tu vida.
La telaraña de Carlota, de E. B. White.
Para mí fue la primera noción del libro como salvoconducto. Durante mi infancia asistí a 18 entierros en el Cementerio de Arlington de hombres que llegaron en bolsas de plástico desde Vietnam, pero pasara lo que pasara, cuando leía ese libro, yo estaba en otro lado.

¿Qué libro nunca pudiste terminar de leer y por qué?
Moby Dick, de Herman Melville.
Quizás porque me obligaron y así no funcionó. Pero ya conozco toda la novela por un audiolibro con la voz de Gregory Peck.

¿Qué título es el ideal para incursionar en la lectura?
La ley de Herodes, de Jorge Ibargüengoitia.
Los cuentos, como los chismes o los chistes, hay que saber contarlos; si no, se echan a perder. Con este libro te deleitas y se te puede antojar escribir un cuento.

Sobre su nuevo libro
Solsticio de infarto (Almadía, 2015)
Durante 15 años, Jorge F. Hernández publicó la columna "Agua de azar" en Milenio, en la que habló sobre escritores, su sentir sobre la vida nacional y sus aficiones. Aunque hoy ha decidido ponerle una pausa, reúne parte de estas ideas en una antología. El libro incluye, a manera de prólogo, un texto que Juan Villoro escribió cuando el autor sufrió su primer infarto (lleva dos), lo cual le permitió saber qué diría uno de sus mejores amigos si él muriera. Además, contiene una especie de homenaje: dibujos que F. Hernández hace en pequeñas libretas, con los que se apoya para escribir.

Comentarios

0 comments