Bucardón

Bares y cantinas, Antro Juárez
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
4 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/8
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/8
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/8
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/8
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/8
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/8
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/8
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
8/8
Foto: Alejandra Carbajal

Sábado. Me dirigía a un centro de perdición gay cerca de Bucareli cuando me topé con una nave de muros que recuerdan el esplendor de la arquitectura brutalista. Era de madrugada, estaba abierto y no había cover, por lo que me animé a entrar y pedir una cerveza de 40 pesos.

Me encontré con una agradable anarquía en cuanto a las poses de convivencia dominantes que existen incluso en los antros supuestamente alternativos, así como con una acertada selección musical, con un filtro para la electrónica y la indie (sin reparar en los 40 principales de los hipsters).

Los socios de Bucardón se fijaron un punto de partida cardinal: el de ser un centro cultural (con eventos como presentaciones de libros) sin ningún prejuicio para ejercer como un espacio nocturno de vanguardia.

Es un lugar minimalista y crudo (en su acepción más exquisita) con interesantes cambios en la decoración. Las paredes del mezzanine de entrada están pensadas para funcionar como galería. Conforme pasas un interesante librero y te adentras en la nave, una sensación cosmopolita de estar en algún sótano neoyorquino invade la fiesta.

Al centro, rodeado de muros de cemento, se erige la cabina del dj (que mezcla secuencias interesantes de funk, indie pop y electrónica, pero nunca hits comerciales) y todo remata con una barra que sirve tragos básicos: cerveza, ron, whisky y el indispensable mezcal, el destilado que sigue de moda.

El lugar, además, tiene un valor agregado sólo por su ubicación, justo a la vuelta de la famosa “Esquina de la información” y a un par de cuadras del agitado barrio de las distribuidoras de periódicos y revistas, adonde acuden los propietarios de los kioscos del DF desde las primeras horas de la madrugada.

De las entrañas de estas calles salen casi todos los diarios que conseguimos en la ciudad. Un circuito que –salvo por el famoso Café La Habana y un par de cantinas sobre Bucareli– no es un vecindario precisamente trendy. No obstante, puede ser que gracias a la iniciativa de lugares como Bucardón, la Ciudad de México diversifique su vida nocturna y abandone de una vez por todas esa torpe necedad de obsesionarse con determinadas colonias.

Por Wenceslao Bruciaga

Publicado

Nombre del lugar Bucardón
Contacto
Dirección Donato Guerra 1
Juárez
México DF, México

Esquina con Bucareli
Horas de apertura Mar-sáb 7pm-2am
Transporte Metrobús Expo Reforma o Metro Hidalgo
Precio Consumo promedio por persona $300
LiveReviews|0
1 person listening