0 Me encanta
Guárdalo

Mamás clásicas del cine

Con motivo del Día de las Madres te presentamos a 20 mamás favoritas del cine, aunque probablemente no cambiarías a la tuya por algunas de éstas

Imitation of Life (Douglas Sirk, 1959)

Imitation of Life (Douglas Sirk, 1959)

Nos quitamos el sombrero ante Louise Beavers en la versión de 1934, pero es el papel de Juanita Moore como criada afroamericana, en el remake de Douglas Sirk, el que realmente nos aturde. Nos parte el corazón la forma en que irradia amor por su hija, falsamente blanca. David Fear

Psycho (Alfred Hitchcock, 1960)

Psycho (Alfred Hitchcock, 1960)

“La mejor amiga de un niño es su madre”, dice Norman Bates, propietaria del hotel de la familia, el Bates Motel. Durante la mayor parte de la película en la que Alfred Hitchcock definió una era del cine de horror, sólo tenemos vistazos de la señora Bates a través de una oleada de cuadros furtivos por aquí y la silueta de unas cuchilladas por allá. Sin embargo, su espectro flota sobre cada escena tras la entrada de Janet Leigh al establecimiento en las orillas de la carretera, justo hasta el momento cuando por fin conocemos a la dama de la casa. La historia del niño con más mamitis del mundo intenta explicar su vínculo especial en un epílogo notablemente flojo, pero los espectadores ya han bailado tap a través de un campo minado por Freud sobre la relación madre-hijo, y su potencial de dependencia psicológica. Aún así y a pesar de todos los daños, no es como que la señora Bates sea una maniática delirante, es sólo que… se vuelve un poquito loca de repente. David Fear

Lolita (Stanley Kubrick, 1962)

Lolita (Stanley Kubrick, 1962)

La adaptación de la novela de Nabokov tuvo malas críticas por su contenido sexual, sin embargo, la perfecta interpretación que hace Shelley Winters de una madre rampante resultó ser lo más sobresaliente. Por más que intentara, su personaje nunca pudo ignorar el drama cursi que sucedía en su sala. Joshua Rothkopf

Rosemary's Baby (Roman Polanski, 1968)

Rosemary's Baby (Roman Polanski, 1968)

Sí, Farrow pasa la mayor parte de la pesadilla urbana de Roman Polanski embarazada. Pero una vez que supera el shock inicial –el recién nacido tiene “los ojos de su padre”, después de todo– se aprecia como esta película de horror se convierte, curiosamente, en un tributo al instinto maternal triunfante sobre todo. No importa si tu hijo es un demonio, literalmente. David Fear

Bloody Mama (Roger Corman, 1970)

Bloody Mama (Roger Corman, 1970)

El hecho de que este filme venga bajo la firma del rey de la basura, Roger Corman, no significa que carezca de virtudes, sobre todo por el brío de la naturaleza representada por Shelley Winters en el papel protagónico. Sus hijos criminales (incluyendo al joven Robert De Niro en el papel de yonqui) son una fuente de orgullo; incluso les hace galletas. Joshua Rothkopf

Sounder (Martin Ritt, 1972)

Sounder (Martin Ritt, 1972)

Cicely Tyson carga sus pesares con dignidad y fortaleza, forzada a cuidar sola a la familia cuando el marido es enviado a la cárcel durante la Gran Depresión. Este es el retrato más elegante sobre una madre afroamericana luchando contra la injusticia que el cine ha entregado. David Fear

The Brood (David Cronenberg, 1979)

The Brood (David Cronenberg, 1979)

El abuso genera abuso. Al menos es lo que aprendimos de la escalofriante peli de David Cronenberg sobre Nola Carveth, una mujer trastornada que, a pesar de sus esfuerzos psicoterapéuticos, es la creadora de una pandilla de niños asesinos. Como la institucionalizada, extremadamente perturbada matriarca, Samantha Eggar está gloriosamente desquiciada, sobre todo después de revelar lo que se esconde bajo su vestido. Keith Uhlich

Mommie Dearest (Frank Perry, 1981)

Mommie Dearest (Frank Perry, 1981)

A nuestras madres: por favor, perdónennos por coronar a Faye Dunaway como nuestra reina. Ella no es como ustedes, ¡por supuesto que no!, pero tal vez es parte de la razón por la que nos paraliza. Ella no es como cualquier ser humano (incluso Joan Crawford no fue tan mala). Dunaway, ya una genio compiladora de tics nerviosos e histeria en películas como Chinatown y Network, se sumerge en el papel de toda una vida, basada en las controversiales declaraciones de Christina Crawford, y rechazada en Hollywood por ello. Su castigo fue demasiado duro: apreciar el trabajo de Dunaway es reconocer un aspecto mágico de la actuación, el amor desquiciado de pura locura que te deja sin aliento. Los mitómanos estarán siempre extasiados con “¡Tina… tráeme el hacha!”. Incluso las escenas más tranquilas de Dunaway laten con un explosivo potencial, su cabeza se balancea como una cobra a punto de morder. Dunaway merece más que respeto: es la peor madre del mundo, y eso no es nada fácil. Joshua Rothkopf

Sophie’s Choice (Alan J. Pakula, 1982)

Sophie’s Choice (Alan J. Pakula, 1982)

Vivimos en la era dorada de Meryl Streep, en la que una película tras otra, la actriz más consumada de Estados Unidos parece incapaz de hacer una mala actuación. Aunque es difícil de imaginar, hay un tiempo en el que Meryl tuvo que probarse a sí misma. Incluso después de conseguir un notable trabajo a finales de los setenta (The Deer Hunter, Manhattan y Kramer vs Kramer), todavía había una montaña que escalar para ella.

Sophie’s Choice fue esa cumbre difícil de alcanzar. Gran parte de la película tiene lugar en una pensión de Brooklyn, donde el personaje, una polaca sobreviviente del Holocausto, su amante maniaco (Kevin Kline), y su vecino, un joven escritor (Peter MacNicol), adquieren cierta familiaridad. Poco a poco, la película comienza a mostrar las grietas de su intimidad y un secreto desgarra el trío. Sophie debe decidir y, a medida que sube el poderoso clímax, no tiene opción. Es el apocalipsis de cualquier madre. Joshua Rothkopf

Aliens (James Cameron, 1986)

Aliens (James Cameron, 1986)

Esta franquicia seminal está repleta de figuras maternas, desde Sigourney Weaver en su papel de salvadora de ácidas criaturas, hasta la computadora de las naves, atinadamente llamada Mother, pero nadie supera a la reina Xenomorph, porque también es la madre de todas las progenitoras que se respeten en las películas de ciencia ficción. David Fear

Throw Momma From the Train (Danny DeVito, 1987)

Throw Momma From the Train (Danny DeVito, 1987)

Todos hemos disfrutado con la idea, pero la vuelta de tuerca de Extraños en el tren, que realizó Danny DeVito, da hilarante forma a nuestros deseos matricidas. Con el lema “mataré a los tuyos si tú matas a los míos”, Anne Ramsey otorga la perfecta mezcla de rencor con una mirada recelosa y maligna. Keith Uhlich

“Oedipus Wrecks”, New York Stories (Woody Allen, 1989)

“Oedipus Wrecks”, New York Stories (Woody Allen, 1989)

En verdad, las madres judías no figuran demasiado en el trabajo de Woody Allen (aunque su terapeuta diga lo contrario), pero cuando Allen les hace un hueco, lo hace a lo grande con este guiño freudiano sobre una amorosa y gruñona madre (la incomparable Mae Questel), quien, desde el cielo, regaña a su hijo –y a todo Manhattan– como una quejumbrosa Godzilla. Joshua Rothkopf

Wild at Heart (David Lynch, 1990)

Wild at Heart (David Lynch, 1990)

Un montón de padres no aprueban a la novia o al novio de su hijo, pero mandar asesinar al futuro yerno (o nuera) porque es testigo del asesinado del marido es llevar las cosas un poco al extremo. Una imagen materna memorable, retorcida, pero memorable. Keith Uhlich

Serial Mom (John Waters, 1994)

Serial Mom (John Waters, 1994)

La alegre ama de casa Beverly Sutphin (Kathleen Turner) es todo amor en la superficie, y todo odio debajo. Es la deliciosamente viciosa sátira de John Waters. Critica a sus hijos, olvida ponerte el cinturón de seguridad, o viste de blanco después del Día del Trabajo, y desatarás la madre de todos los psicópatas. Keith Uhlich

Boogie Nights (Paul Thomas Anderson, 1997)

Boogie Nights (Paul Thomas Anderson, 1997)

El ascenso y declive de una estrella porno llega a un temprano clímax de devastación en una recámara californiana, cuando Joanna Gleason destroza el estilo de vida de su hijo rompiendo sus posters y llamándolo perdedor. “Por favor no seas mala conmigo”, dice Mark Wahlberg (todavía su mejor actuación). Pronto, abandonará su casa para nunca volver. Joshua Rothkopf

Mother (Bong Joon-ho, 2009)

Mother (Bong Joon-ho, 2009)

Una mujer mayor (la increíble Kim Hye-ja) hace de detective improvisada cuando su hijo, falto de luces, es acusado de asesinato. El thriller del sudcoreano Bong Joon-ho empieza como un filme de misterio y astutamente se vuelve una trágica oda a la devoción parental, en la que la maternidad triunfa sobre la moralidad. David Fear

The Kids Are All Right (Lisa Cholodenko, 2010)

The Kids Are All Right (Lisa Cholodenko, 2010)

El equipo formado por Julianne Moore y Annette Bening en este drama subestimado de mamás lesbianas es tan relajado y natural, que sería difícil elegir a alguna de las actrices como la mejor. Le damos nuestro voto a Bening, consumida por las dudas, la ansiedad y la ira justificable mientras el feliz hogar de su personaje se desmorona. Joshua Rothkopf

Animal Kingdom (David Michôd, 2010)

Animal Kingdom (David Michôd, 2010)

“Has hecho cosas muy malas, corazón”, ronronea Jackie Weaver, una reina de los bajos fondos, a un enemigo potencial. El mensaje es bien claro: mantente alejado de mis vástagos criminales. Pasa un poco de tiempo con esta versión australiana de Ma Barker y entenderás cuánto ama a sus hijos atraca bancos. Quizás demasiado. David Fear

The Fighter (David O. Russell, 2010)

The Fighter (David O. Russell, 2010)

No te enfrentes a esta gente de Massachusetts, o te van a doler los golpes; y no nos referimos a Mark Wahlberg o Christian Bale, sino a su mamá, Melissa Leo. Golpea a su marido, disciplina a sus hijas y protege con fiereza su territorio. Joshua Rothkopf

We Need to Talk About Kevin (Lynne Ramsay, 2011)

We Need to Talk About Kevin (Lynne Ramsay, 2011)

Con una difícil carga sobre sus hombros, la gran Tilda Swinton interpreta el papel de una madre poseída por la culpa después de que su hijo psicópata destruye el futuro de la comunidad. La película se desenvuelve en una cronología compleja, con momentos ominosos sobre una educación alternativa para el niño y escenas salidas de una pesadilla con iluminación roja. Joshua Rothkopf

Comentarios

0 comments