0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Proyecto Arrebato

A propósito de Origen, la primera exposición colectiva de fotografía de moda mexicana, platicamos con Sabine y Ornella, sus curadoras

Foto: Tania Puente

A pesar de algunos prejuicios generalizados en nuestra sociedad, la moda no sólo es símbolo de consumo, sino una manifestación cultural que ha delineado civilizaciones y modos de percibir el mundo.

Ante la inquietud de compartir esa visión con más personas, Ornella Cremasco y Sabine Riefkohl crearon Proyecto Arrebato, una plataforma de difusión de moda más allá de los esquemas de compra-venta. Este mes presentan su proyecto inaugural, Origen, la primera exposición colectiva de fotografía mexicana de moda.

¿Cuándo y por qué surge Proyecto Arrebato?

Sabine: Empezó ya como proyecto oficial en febrero, pero Ornella y yo llevamos años pensando en que algún día tendríamos que hacer algo juntas. No teníamos ni idea de qué, pero seguro tendría que ver con la moda. Yo trabajé en exposiciones de fotografía de moda en España, y Ornella hacía producciones de moda para una revista. Cuando regresé a México, empecé a buscar trabajo, pero no encontraba algo que me emocionara. Justamente en ese momento Ornella renunció y nos dimos cuenta que era el instante perfecto para hacer algo juntas.

Cuando ya empezamos a armar el proyecto, emprendimos la búsqueda de fotógrafos mexicanos, y nos costó mucho trabajo tener un acercamiento con ellos. Ahí nos dimos cuenta que faltaba mucha información para saber quién estaba haciendo foto de moda. En ese vacío vimos la oportunidad de crear Arrebato como plataforma de difusión.

Ornella: Queremos crear un espacio en el que la gente pueda explorar la moda y conocer sus distintas áreas, disciplinas y exposiciones. Con las muestras queremos acercar a la gente a lo que está pasando en la moda mexicana.

Origen es el primer evento de Arrebato. ¿Cómo realizaron la curaduría de la exposición?
Ornella: Primero buscamos quién trabaja fotografiando la moda en México, no importando la nacionalidad. Ya que teníamos una base de datos importante, empezamos a hacer filtros y decidimos reducir el universo a fotógrafos mexicanos, con o sin residencia en el país.

Sabine: También nos inclinamos por los que gran parte de su trabajo fuera para revistas mexicanas. Nosotras quisimos ver qué hacía el talento mexicano por el público mexicano.

Se decidió que fueran tres fotos de cada fotógrafo participante, porque una es muy poco para ver su estilo, y más de tres es demasiado. Además, teníamos la limitante del espacio. Queremos mostrar cosas que te sorprendan, qué le causen interrogantes al espectador, como ¿hasta dónde una fotografía es de moda? Al igual que exponer artistas en diferentes momentos de su carrera. Tanto elegimos a chicos emergentes, como a algunos fotógrafos con 20 años de experiencia, con una amplia variedad de estilos, desde los que hacen sólo trabajo de estudio, hasta los que fotografían al aire libre.

¿Creen necesario buscar una legitimación de la moda a través de estas muestras?

Ornella: Yo creo que no es legitimar como tal; hay mucha gente sin explorar el medio que pone una barrera automática ante estas cosas, sin darle una oportunidad. Nosotras no venimos a cambiarle la opinión a la gente, pero sí queremos que lo conozcan más, que se acerquen y puedan, incluso, tener una razón más fundamentada del porqué no les gusta.

¿Qué piensan sobre el panorama actual de la escena en México?
Sabine: Yo estuve en España cuatro años y la verdad es que me sorprendí, las cosas cambiaron muchísimo; los diseñadores están súper bien, los joyeros tienen cosas increíbles y, por ejemplo, todos estos fotógrafos tienen un nivel comparable con cualquiera de otra parte del mundo.

Pero creo que por la misma edad de la industria en el país, aún falta mucho. Si la comparas con la de otros países, la moda está muy inmersa en la economía, como en Francia. Nunca se ha tenido una iniciativa gubernamental para impulsarla; si bien está el apoyo a lo artesanal, nunca al diseño en sí.

Ornella: También ha habido un cambio de ideas y tiene que ver con nuestra generación, porque queremos mantener un diálogo global. Estamos dejando de lado poco a poco ese tradicional malinchismo, pero siento que aún le falta al consumidor quitarse esa idea, darle la oportunidad al talento del país, porque en verdad se están haciendo bien las cosas.

Sabine: Nosotras queremos darle más fuerza a la parte cultural de la moda, porque para que se consuma, debe haber más difusión. Aunque la gente que venga a la exposición no pueda comprar una foto, se acercará desde una perspectiva cultural a lo que están haciendo los diseñadores.

En ese sentido, ¿cuál es el papel que juega Arrebato en la manera en la que abren espacios?
Sabine: Aún no creo que podamos responder con certeza esa pregunta, porque esta es nuestra primera exposición y no tenemos los resultados. Pero, idealmente, nosotras queremos abrir la rama cultural de la moda. La foto no es sólo para vender algo, sino para mostrarla y apreciarla. Nos gustaría mucho acercar los proyectos a un público más amplio.

Ornella: Queremos algo incluyente, que haya un convivio con mucha gente y que cuando estén aquí, platiquen y dialoguen sobre moda. Que digan "no lo había visto así, pero yo también soy parte de eso", que se den cuenta que son parte del diálogo y de la misma moda.

Sabine: La entrada la exposición, así como las actividades que se derivan de ella son gratuitas. De tal forma que cualquier persona interesada en el tema o que quiera conocer a algún fotógrafo, puede hacerlo.

¿Qué otras vertientes explorará Proyecto Arrebato?

Ornella: Arrebato se va a lanzar con estas exposiciones, que serán el primer contacto con la gente. Pero también será un estudio creativo.

Sabine: Queremos impulsar la creatividad de los artistas, porque viven con muchos obstáculos para desarrollar sus ideas y sería muy padre darles una plataforma para se desarrollen.

¿Cómo definirían su estilo?

Sabine: Yo siempre me visto con colores súper neutrales, en cortes muy clásicos. Pero es muy difícil hablar de mi estilo, no sé, jamás me habían preguntado eso oficialmente.

Ornella: Mi estilo sería mezclar estilos.

Sabine: Yo podría definir a Ornella con piezas súper fuertes, como una capa o unos zapatos impresionantes y el resto de sus prendas son relajadas. La ubicaría con un estilo francés, en el que usa unas botas de Isabel Marant, pero no lo sobrecarga con otra cosa; todo girará en torno a ellas y las demás prendas no le restarán atención.

Ornella: Yo creo que Sabine siempre trae las piezas clave, aunque puedan ser muy básicas. Tiene un sentido de combinación muy particular, se puede poner una t-shirt blanca con una falda y unas sandalias y tendrá un toque especial. Elige cosas minimalistas que crean un outfit simple, pero perfecto.

¿Cuáles son sus prendas básicas, las que no deben faltar en su clóset?
Sabine: Pantalones de cintura muy alta.

Ornella: Ahorita tengo un gran trauma por los zapatos y una chamarra de piel es mi must.

¿Cuál ha sido el peor fashion crime que han cometido?
Ornella: Yo lo tengo bien claro, porque hasta hay una foto. Me puse unos mallones negros con un short de hace siete años y una playera gris en cuello v. Ahora que lo veo unos años después, me da pena, pero igual he aprendido a no usar eso.

Sabine: Yo a veces me visto rara, combino cosas que pasan de moda rápidamente. Tuve toda una época en la que me quería vestir masculinamente, pero con toques bohemios y usaba Birkin tops con pantalones baggy o blusas floreadas con aretes de conchas. Era todo un potpourri y se notaba que estaba en una crisis de identidad. Por eso ahora me visto todos los días de negro, para no entrar en estas discusiones.

¿Cuáles son sus diseñadores favoritos?
Ornella: A mí me encanta Phoebe Philo, amo su estilo y todo lo que ha logrado. También me gusta lo que hacen los de Proenza Schouler, sus bolsas y sus cortes me parecen increíbles, al igual que sus combinaciones de prints con lisos.

De México, me gusta mucho la propuesta de Alejandra Quesada, porque se atreve. Sangre de mi Sangre tiene anillos bien padres y, en general, toda su joyería es muy buena.

Sabine: Me gusta mucho Chloé, Céline y Acne. En realidad, a mí todo diseñador de básicos me va a gustar. Calvin Klein o Michael Kors hacen cosas que no me gustan del todo, pero luego sacan prendas que me enamoran. De México igual Ale Quesada. Pero el mercado nacional es algo que apenas estoy explorando. También me gusta lo artesanal, como los vestidos bordados y amo ir a Taxco a comprar plata.

FB: Proyecto Arrebato

Origen

Origen

Proyecto Arrebato presenta una exposición de fotografía de moda mexicana Proyecto Arrebato es una iniciativa emergente que busca posicionar la moda como una manifestación cultural.Para Sabine Riefkohl y Ornella Cremasco, sus fundadoras, Arrebato "pretende crear un espacio en el que la gente explore la moda y conozca la escena mexicana". Su carta inaugural es Origen, una muestra que reúne la obra de fotógrafos de moda de diferentes generaciones y estilos. Todos ellos son mexicanos y su trabajo circula en las publicaciones nacionales pues, como explica Sabine, el objetivo es "observar qué hace nuestro talento por el público local".Ana Hop, David Franco, Dorian Ulises López, Karla Lisker, David Franco, Dylanne Lee, Gonzalo Morales, Ximena del Valle, Mariana García y María Fernanda Molins son algunos de los artistas participantes. Las fotografías estarán a la venta, también habrá conferencias y un photoshoot en vivo, donde podrás verlos en acción. Galería Central General León 48, San Miguel Chapultepec. Metro Juanacatlán. Del 10 al 23 de septiembre. Lun-sáb 9am-5pm. Gratis.

Comentarios

0 comments