0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con el director del Ballet Folklórico de la Universidad de Colima

Platicamos con Rafael Zamarripa Castañeda sobre la trayectoria de esta agrupación

Foto: Cortesía OCESA

El también escultor responsable de El Niño sobre el Caballo de Mar, en Puerto Vallarta, fundó el Ballet Folklórico de la Universidad de Colima en 1980. El éxito de este ballet ha sido tal que el año pasado las secciones de CIOFF España y Francia lo nombraron uno de los mejores ballets folclóricos del mundo.

¿Qué representó para tu compañía haber sido el primer grupo universitario en presentarse en el Palacio de Bellas Artes de la CDMX?
En aquel evento tuvimos tantos conflictos con la iluminación, con la tramoya y otras cosas, que no tuvimos tiempo de pensar en lo bueno y en lo malo.

¿En qué país han sido mejor recibidos?
Nos gusta mucho ir a España por el idioma, pero donde nos va mejor y nos aprecian más es en Francia. Porque ahí sucede el mejor festival de danza folclórica que existe en el mundo y es donde esperan más nuestra visita.

¿Te parece que el Ballet Folklórico de la Universidad de Colima tiene la misma aceptación en México que en el extranjero?
En donde quiera que vaya, tiene aceptación y mucha gente está dispuesta a apoyarnos con lo que sea. No noto diferencias. Siempre nos tratan bien y nos esperan con mucho entusiasmo tanto en el país como en el mundo.

¿Cómo ves el panorama para la danza folclórica en la escena internacional?
Lo único que me preocupa de la danza a nivel internacional, son que los vestuarios cada vez son de más baja calidad. El plástico ocupa gran proporción de vestuarios con bordados rusos, por ejemplo. Países que se distinguían por el cuidado y construcción de su ropa y por bailes bien interpretados, ahora están más lejos que sus antiguos compañeros.

Tu carrera artística inició como escultor. Actualmente, ¿cómo conjuntas ambas expresiones artísticas en tus coreografías?
No las conjunto, la danza es escultura en movimiento y viceversa. Es algo natural.

Como ballet folclórico, ¿qué compromiso tienen al representar la mexicanidad en el extranjero?
De por sí México ya tiene un lugar muy importante, porque el sonido del mariachi es muy contagioso para los propios y los extranjeros. Yo soy director de una escuela en donde tenemos más de 200 niños estudiando danza y más de 100 alumnos en la licenciatura.

¿Qué cuidados toman para no alterar y respetar las tradiciones mexicanas?
Esto es una obligación muy seria, sobre todo porque tengo la oportunidad de ejercer una opinión en demasiadas personas. La mayoría de grupos en México me conocen y se acercan, casi he sido maestro de todos los directores de danza folclórica que hay en el país. He contagiado ese cuidado.

¿Cuánto pesa en promedio un vestuario de danza folclórica?
No es lo mismo un traje de Jalisco con botones de plata y piel sobre casimir, que uno de Veracruz, que no es más que un pantalón blanco y una guayabera.

Platícame sobre el proceso de la elaboración de un vestuario
Utilizamos un repertorio único. Elaboramos nuestro propio vestuario, tenemos el cuidado de revisar lo que se está construyendo. Los de Jalisco por ejemplo, los hace Lino Reyes, quien tiene muchos años de trabajar en este ámbito en Guadalajara.

¿Cómo eliges qué coreografía montar y cómo es el proceso?
Dependiendo de la gente que tengo a mi disposición. Además, elijo de acuerdo al evento al que estoy diseñando la producción.

Comentarios

0 comments