En el umbral

Gay y lésbico
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
La venus del espejo, 2014 (Foto: Celadón. Cortesía Museo Universitario del Chopo)
1/7
Foto: Celadón. Cortesía Museo Universitario del Chopo
Charles Atlas, 1973 (Foto: Arturo Vega. Cortesía Galería OMR)
2/7
Foto: Arturo Vega. Cortesía Galería OMR
Dos ladies, 1988 (Foto: Alberto García-Alix. Cortesia Galería OMR)
3/7
Foto: Alberto García-Alix. Cortesia Galería OMR
 (Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo)
4/7
Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo
 (Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo)
5/7
Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo
 (Foto: Manuel Castillo)
6/7
Foto: Manuel Castillo
 (Foto: Manuel Castillo)
7/7
Foto: Manuel Castillo

¿Qué representa el arcoíris? En esta exposición se busca responder esta interrogante. Con En el umbral (y sólo a unos pasos de la dimensión sublime de la belleza) se propone una experiencia multimedia para repensar el concepto del imaginario homosexual a través del arte y lo sublime. Quizás no encuentres el final del arcoíris, pero al menos podrás indagar en su significado.

Desde que entras, te reciben remixes de los antros de la Zona Rosa. Artistas tan variados como New Order y Gloria Gaynor se entremezclan para que te pongas en ambiente. Además de la música, al comienzo te encontrarás con la escultura Ganímedes arrebatado por Júpiter (1958), de José Díaz.

La curaduría de Guillermo Santamarina es de lo más adecuada. En el umbral no se presenta sólo como un homenaje hacia la vida homosexual, sino también como una exploración de lo que este universo representa en un colectivo multifacético como éste.

Videos de pasarelas, escenas cotidianas, presentaciones de actos sexuales (más figurados que explícitos) e incluso el Corazón de quinceañera (pintura de Fabián Chávez entre el mundo de las princesas Disney y los cholos) logran convivir en esta sociedad utópica.

Santamarina mezcla a Diane Arbus con Karl Holmqvist o Alberto García-Alix con Javier Pulido con la misma facilidad con la que se alterna entre esculturas, videoarte, pinturas, fotografías e instalaciones en esta exposición. El tema es invariable, aunque los conceptos y formas de representarlo siempre son diferentes.

Dentro de las obras que se exponen, no debes dejar de echarle el ojo a la fascinación por David Bowie de Javier Pulido (quien expuso recientemente en el MUAC), la línea intervenida de Javier Marín o a las fotografías de Muxes de Nelson Morales, aunque seguramente encontrarás tu propia visión multicolor en la exposición.

Por Fernando Torres

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening