0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Ophelia Pastrana

Platicamos con la chica trans que prefirió los gadgets al espectáculo

Foto: Alejandra Carbajal

"Una de las cosas que más me molestan cuando me entrevistan es que me pregunten '¿te podemos tomar fotos maquillándote?' ¿Por qué creen que una mujer transgénero es un ser que se la pasa frente a un espejo? Somos mujeres con toda la capacidad de desarrollarnos profesionalmente en cualquier terreno", dice Ophelia Pastrana, quien ha roto el estereotipo que dicta que las chicas trans deben dedicarse a la farándula o la prostitución.

La colombiana-mexico-estadounidense ocupa el sitio 69 a nivel mundial de las blogueras más influyentes en twitter en temas de tecnología, de acuerdo con el portal Business Insider. Además, edita los contenidos de FayerWayer (el blog de tecnología con más audiencia en español) y conduce Viajero Virtual, el programa de vida geek en coca-cola.fm de lunes a viernes a las 6pm, dejando las luces neón de lado.

Su presencia no pasa desapercibida, ya que rebasa los 1.80m. de estatura. Su voz posee ese volátil y lustroso acento colombiano, pero es, probablemente, su vibración penetrante y seductora la que despierta el morbo, pues aún conserva ciertos ecos de sus tiempos en los que fue varón. Se llamaba Mauricio, tenía 28 años y estaba casado.

Antes de aceptar que vivía en un cuerpo equívoco tuvo que enfrentarse con la angustiante alternativa del suicidio. Afortunadamente, la conclusión llegó a tiempo: “Mejor ser trans y vivir mal, que no vivir del todo”.

Al ser hija de una familia militantemente activa del Partido Conservador Colombiano, fue ella quien le comunicó a su padre que no habría más Mauricio. La próxima vez que la vieran, abrazarían el cuerpo de Ophelia, la que siempre fue.

Comenzó su tratamiento con un médico privado, pero descubrió el módulo especializado en población transgénero de la Clínica Condesa del DF, en donde la experiencia científica y el trato asertivo y respetuoso del personal la convencieron de terminar su tratamiento de reasignación genérica ahí.

Con 33 años, la perspectiva de Ophelia replantea la problemática trans en los actuales contextos que suelen evolucionar con la misma velocidad con la que los gadgets mejoran sus aplicaciones.

Las inquietudes de la comunidad LGBTTTI no le son ajenas y se preocupa por la situación de vulnerabilidad de personas trans. Aprovecha toda su presencia en los medios para erradicar la transfobia y generar contenidos en su canal de Youtube para jóvenes y niños que se sientan confundidos con su sexualidad. Ophelia es un ejemplo, no sólo para aquellos que se sienten atrapados en sus cuerpos, sino para todos aquellos trans que son apartados de la sociedad heteromachista en la que vivimos. 

Comentarios

0 comments