0 Me encanta
Guárdalo

Fiestas temáticas en el VD+

Estas fiestas masivas gays recuerdan el tiempo de los raves noventeros

 (Foto: Roberto Beltrán)
1/6
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
2/6
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
3/6
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
4/6
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
5/6
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
6/6
Foto: Roberto Beltrán

Entre un paisaje de supermercados, vulcanizadoras y bardas grafiteadas, se levanta el VD+, un bodegón con estrobos y loops en constante aumento. Hoy no es un día cualquiera, es noche de Circus, una de las fiestas temáticas de la productora El Clan.

Cuando bajé del auto, me sentí con un look fuera de lugar, pues mi apariencia entre roadie de The Specials y skato treintón rompe con el panorama de camisetas entalladas, estampadas y sin mangas. Los más musculosos se adornan con copetes y sienes rapadas, tan de moda. No dejo de pensar que hace un par de años, los que estábamos formados éramos unos punketos dispuestos a descalabrarnos en el slam de The Casualties.

Al final de las escaleras se despliega una amplia recepción en la que hay que pagar cover ($220-$350, según el evento). El tip es aprovechar la preventa, casi 150 pesos menos.

Esta disco, con lógica de concert hall, está adaptado para fiestas masivas. Por momentos recuerda el tiempo de los raves noventeros, aunque con un nivel de manufactura del tipo Studio 54 y una atmósfera predominantemente homosexual.

A los extremos se levantan la escenografía cuya estética corresponde al corte temático de la noche, la de hoy tiene que ver con motivos alusivos al circo. También sirve para que te tomes fotos al lado de strippers semidesnudos.

En el centro hay una gran pista de baile en los que se entrometen algunos tapancos con sillones y pedestales, en donde los bailarines se contonean a ritmo a go gó, pero cuando terminan, los parroquianos se trepan para sacudir las caderas con cierta cadencia afeminada. Si bien la mayor parte de los asistentes son hombres, también hay muchas mujeres.

Cuentan con un potente equipo de luces y estrobos robóticos. De la consola del DJ no salen más que mezclas de circuit music, muy bien ecualizadas, porque el VD+ es de los poquísimos antros gay que prestan atención al sonido. Incluso hay áreas donde se puede platicar sin necesidad de gritar.

Estas fiestas tienen una periodicidad mensual. Cada edición cambian los temas de la decoración. El próximo reventón será el 5 de octubre, la Pink Party, que al mismo tiempo servirá como festejo del quinto aniversario del lugar. Contarán con la presencia de Danny Verde, remixero oficial de Cher.

Para comprar boletos (los precios cambian dependiendo la fecha en que los compres) puedes consultar su sitio oficial.

Comentarios

0 comments