0 Me encanta
Guárdalo

Disco de la semana: Tyranny de Julian Casablancas + The Voidz

Casablancas se puso apocalíptico y experimental

Foto: Alejandra Villegas

Julian Casablancas colgó los converse y con ellos el estilo "stroke". Se aventuró con The Voidz a alejarse de lo pop y mainstream para crear un sonido experimental que se distingue profundamente de su anterior placa solista. Phrazes for the Young fueun disco de corazón ochentero, con una clara predilección por los sintetizadores y piezas mucho más melódicas.

Julian no se conformó con vivir de las viejas glorias con The Strokes. En 2009 fundó Cult Records, sello discográfico que firmó a The Virgins, Rey Pila y ahora edita el nuevo disco de Karen O. Lo natural era que su próximo trabajo solista fuera producido en casa, por eso la expectación por el lanzamiento de este segundo material fue elevada. Sobre todo después de ver los teasers en YouTube. El nuevo sonido del neoyorkino al lado de The Voidz provocó curiosidad tanto a fanáticos como escépticos.

Tyranny
es definido por Casablancas como un disco de protesta, esto se nota en las letras y temáticas de las canciones. En la composición lírica descubrimos referencias a filósofos persas (Rumi) y sentencias honestas sobre los momentos de crisis que vive la sociedad. Por ejemplo, en la interminable "Human Sadness", un manifiesto de 11 minutos en el expresa su concepción del hombre perdido en frases como "To be is not to be, to be is not the way to be". Es un retrato de la depresión y soledad que permea a nuestro presente.

La voz no juega un papel protagónico, se entremezcla y distorsiona con efectos robóticos y ecos, como en "Take Me in Your Army". Las atmósferas un tanto hostiles son cortesía de las guitarras de Jeramy "Beardo" Gritter y Amir Yaghmai, que se aderezan con secuencias espaciales y sampleos de videojuegos como Nintendo y Atari.

Llaman la atención los coqueteos metaleros en piezas como "M.utually A.ssured D.estruction" y el sencillo "Where Eagles No Fly", una de las canciones que escuchamos en vivo en el Festival Ceremonia. Gritos heavymetaleros, riffs obsesivos, percusiones que remiten a una banda de guerra y un bajo un tanto hipnótico, son el alma de la canción.

Puede entenderse como un intento de Casablancas por emanciparse de su pasado. Tyranny es un álbum que busca ser testimonio de un presente, tanto en lo social y lo musical. No es 100% digerible y tal vez no sea del agrado de todo el público, pero seguro dará de qué hablar.

Comentarios

0 comments