0 Me encanta
Guárdalo

Nueva música en Código CDMX

Hallazgos que darán gozo a tus sentidos

Foto: Cortesía Código CDMX
Programa Balalaika

Trabajar en una estación de radio siempre es un gozo para los oídos y la estimulación es continua. Desde el búnker de #Códigomúsica estamos cerca de un sinfín de materiales que nunca dejan de sorprendernos. En esta ocasión abordaremos cuatro placas incorporadas recientemente a nuestra audioteca.

Servando - Como un ladrón (Independiente, 2014)
Una noche de finales de abril se presentó en las instalaciones de Código CDMX un hombre de apariencia deportiva, pero reconocible semblante de artista que, a cuestas, cargaba su guitarra. Con indiscutible acento chihuahuense, se identificó como Servando, un músico de "balada alternativa con chispas de blues". Servando ya conocía la ciudad. Años atrás, como trabajador de la construcción, viajó a Tepotzotlán, donde por casualidad le dieron la oportunidad de tocar en un bar local. Fue su primera vez. Luego, nos contó, retornó a Chihuahua, donde en sus ratos libres decidió componer y seguir cantando. Este 2014 ha logrado grabar de forma independiente su primer álbum, Como un ladrón, un disco con 11 temas en los que canta sobre su tristeza, el abandono y la incomprensión de esas almas que viven "de paso". Como un Sixto Rodríguez, pero más cercano a la experiencia del tamaulipeco Jaime López, Servando bordea la marginalidad con humor, a través de la estética desarraigada del desierto, donde el único hogar es un cielo azul y las inflexiones entrecortadas de un corazón que no se siente rendido. El distintivo, a diferencia de Walter "Wolfman" Washington, es que este bluesista no aúlla; Servando ladra, mientras entona la frase "A otro perro con ese hueso".

De Cómo un ladrón, les recomendamos la escucha de "Tina" y su "Chilango blues".

Redil Cuarteto - El canto del búho
(Festina Lente Discos/matik-matik/Sonalero, 2013)

En 9 cortes, Redil Cuarteto, un colectivo musical de Colombia, fusiona el jazz con las músicas del pacífico colombiano, a través de temas originales, todos composiciones de destacados músicos contemporáneos, como Adrián Sabogal (director), Juan Ignacio Arbaiza y Santiago Botero (líder de El ombligo y Mula). Por si fuera poco, Urián Sarmiento (Aterciopelados, Curupira) participó en la grabación de El canto del búho. Al frente de dicho trabajo, junto a la mezcla y masterización del material (que fue tocado en vivo en el Museo Nacional de Colombia el 4 de marzo del 2013), estuvo Eblis Álvarez (Meridian Brothers, Frente cumbiero). La soltura y cadencia de El canto del búho sólo es posible cuando sustenta un complejo entramado, en donde una variada instrumentalización se une a la improvisación y al folclor; para muestra el cuarto corte que da nombre al disco: "El canto del búho".

El canto del búho
es un destacado material que se suma a otra serie de discos que ya son escuchados en nuestra programación, provenientes de aquel país hermano, como Kalimán, de Los Toscos y Tony Malaby, Canción psicotrópica y jaleo, de El ombligo, De carga pesada y patada fina, de Mula, y Bajando escaleras, del trío de Kike Mendoza (Suricato), quien está próximo a grabar en Nueva York, junto a otros destacados jazzistas, su nuevo material que contará con la participación de las vocalistas de Bituin, otra agrupación imperdible.

Con seguridad ya han escuchado algo de estos músicos, ellos forman parte del colectivo de músicos de La Distritofónica y han sido seleccionados en diversos compilados de la Music Alliance Pact, además de que visitaron México recientemente. Pueden escuchar sus entrevistas y acústicos en la Codigoteca. 

Noise Affair
Se trata de un sello independiente de la Ciudad de México, que congrega a bandas de corte experimental, más cercano al noise o al free jazz. Las bandas que hasta ahora son parte de Noise Affair son Acidandali, AUXVJ (Jonathan Arellano), My Black Heart Machine, Muuk, Plasma Zero y Talks In Math. Además de la calidad de cada una de las bandas y los músicos, lo interesante de este sello es que está produciendo temas en conjunto, una especie de cadáver exquisito musical en el que participan todas las bandas con una pequeña parte de la pieza, sin conocer lo que los otros hicieron, por lo que el resultado es un corte que, a pesar de todo, mantiene la sinergia y unidad colectivas que denotan el carácter redondo y objetivos de Noise Affair. NA funciona a través de una red de gestores que incitan a la difusión de la música por medio de eventos y presentaciones. Puedes buscarlos en Twitter como @noiseaffair.

Escuchen estos y otros hallazgos en los horarios musicales de Código CDMX

Comentarios

0 comments