Las relaciones (sexuales) de Shakespeare (y Marlowe)

  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo

William Shakespeare y Christopher Marlowe probablemente sean más famosos ahora que en su momento. Sus biógrafos han generado decenas de teorías sobre la identidad del primero y el enigmático asesinato de Marlowe, considerado por muchos como el más grande del periodo isabelino (más que Shakespeare, incluso). “Hay una obsesión con esto. Y si existe aún esta obsesión por lo isabelino, si permanece aún esta tendencia, es porque hay una especie de muerte de ideas y la necesidad de volver a lo clásico, a lo ya contado”, me comenta Ximena Escalante, reconocida dramaturga mexicana cuya obra ha sido ya representada en varios países y escritora de este trabajo.

El periodo isabelino, que va de 1560 a 1625 aproximadamente, y en el que el teatro tuvo un gran apogeo gracias a la protección de la reina Isabel de Inglaterra, se ha convertido en inspiración y escuela para la literatura y el teatro actual en todo el mundo. Novelas, obras y ensayos lo elogian e indagan en su genialidad. Es el caso de Las relaciones (sexuales) de Shakespeare (y Marlowe), donde Ximena plantea dos situaciones de la biografía de estos dramaturgos que pudieron haber sucedido, y que no han sido aún tratadas.

Por una parte, la noche que asesinan a Marlowe, donde una de las referencias históricas nos dice que el escritor se encontraba justamente escribiendo, y aquí Ximena indaga qué fue lo que él escribía y qué pasó con esos escritos. Mientras tanto, el otro suceso tiene que ver con el registro que se tiene de la única visita que la esposa de Shakespeare hizo a Londres buscando al escritor… ¿qué pasó durante su visita? La dramaturga toca estas dos situaciones de la vida real de estos genios del drama y las entrama en una historia muy al estilo Ximena Escalante, es decir, enredos amorosos, erotismo al límite, arquetipos confrontados, humor, tragedia y torbellinos de imaginación.

“A pesar de haber hecho una intensa investigación histórica, mi obra no alude a la historia, ni me interesa un rigor ensayístico. No soy historicista. A mí lo que me gusta es la reinvención de historias, y me interesa que quede muy claro que esta es una ficción en la que toco dos situaciones reales para jugar con sus posibilidades: ¿qué pasó con los textos de Marlowe cuando fue asesinado, y qué pasó cuando llegó la esposa de Shakespeare a Londres? La ficción es para el juego de posibilidades, no la veracidad histórica”. Ximena ordena las posibilidades en una obra de estructura episódica: quienes narran la historia son los amantes de estos dramaturgos. “Es a ellos, a quienes viven el teatro de manera tangencial, a quienes aman a estos dramaturgos, a quienes pertenece esta historia”, me dice Ximena.

En los estertores de la muerte, Marlowe alcanza a entregar a su amante (que es un hombre) las escenas que escribía sobre la celebración de su amor, con la intención de rescatarlas y confiar su obra al dramaturgo que siempre admiró, William Shakespeare. Al enterarse de la muerte de Marlowe, todos los dramaturgos amenazados se han escondido en la ciudad. Así que al no encontrar a Shakespeare, el amante de Marlowe, herido también por un cuchillo, sólo alcanza a entregárselos a la amante de dicho dramaturgo, una chica analfabeta. Pero esta chica, curiosa por los textos amorosos, va con una bruja para que se los lea. Y la bruja, también analfabeta, los lee en su particular modo: metiéndolos a un caldo. Personajes y situaciones pasionales salen de esta alquimia. Después de una serie de aventuras que la confrontan, que incluyen su encuentro con la esposa de Shakespeare, y más adelante con un poeta envidioso que logra arrancarle los codiciados textos, la chica logra llegar hasta Shakespeare con varias noticias: te está buscando tu esposa, te quieren asesinar, tengo las escenas de Marlowe y ya sé leer. Las únicas palabras que logran salir de la boca de Shakesapeare son “no entiendo”, que implican, más allá de lo anecdótico, una metáfora de vida.

“La gente de teatro que vea esta obra de seguro se va a identificar con la parodia que hago de nuestro mundo teatral. Pero la gente que no está metida en este universo, la gente que lo vive de forma tangencial o que nada tiene que ver con el teatro, más que como espectador o aficionado, tendrá la oportunidad de ver ‘un mundo teatral’. Esta obra es un homenaje al teatro y un homenaje al amor”.

Mauricio García Lozano (director) y Jorge Ballina (escenógrafo) son el dream team de Escalante. Esta tríada de creadores es garantía de gran teatro, de riesgo, de gozo. La puesta en escena demanda una creación llena de vida, música y movimiento, mucho teatro dentro del teatro. Una parte de la obra ocurre en la época isabelina, pero el mundo que sale del caldo de la bruja tiene una estética actual que hace referencia al imaginario erótico de la vida contemporánea. “El teatro se trata de la entrada a otro mundo, es imaginación pura, el espacio donde el ser humano entra a un mundo de subjetividad colectivo; y entre más lejos te vayas de la realidad, más profundo es ese encuentro”.

Por Silvia Ortega

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening