Vuelo en globo en Teotihuacán

0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Turisky)
1/13
Foto: Cortesía Turisky
 (Foto: Alberto Cervantes)
2/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
3/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
4/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
5/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
6/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
7/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
8/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
9/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
10/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
11/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
12/13
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
13/13
Foto: Alberto Cervantes

La llamada ciudad de los dioses es una prueba de la majestuosidad que alguna vez ostentó el Valle de México. Si la miras desde el cielo no te quedará duda de esto, pues Teotihuacán es uno de los centros arqueológicos más bellos del mundo. El servicio de TuriSky te da la oportunidad de volar en un globo aerostático sobre las 264 hectáreas que lo conforman.

La aventura comienza a las 6:15am a un costado del Zócalo (el costo incluye el transporte a Teotihuacán), en el camino se te asignará un globo –cada uno nombrado como un dios antiguo– y puedes elegir con las personas que subirás, los hay para dos y hasta para diez. Al llegar a la zona de despegue lo primero que verás es un espectáculo de colores, en el que el fuego alista los imponentes redondeles para elevar a su respectiva canastilla. Dentro del globo más grande cabrían alrededor de 145 mil balones de futbol.

Una vez dispuesto en la canasta se debe mirar hacia el interior del globo para entender cómo es que la diferencia de calor lo elevará. En fines de semana de alta demanda, vuelas al lado de hasta 30 globos. Es inevitable dejar de tomar fotos, pues de un lado observarás a los intimidantes compañeros dioses voladores y, del otro, a la ciudad de la Pirámide del Sol y de la Luna. Por estar rodeado de aeropuertos lo máximo que se puede elevar un globo es un kilómetro de altura.

Las condiciones climatológicas determinan la altura y la velocidad, esta última va de los seis a los 29 kilómetros por hora. La experiencia es realmente rápida, pues no se puede volar después de las 9am así que presta atención del más mínimo detalle. Bajo la premisa: sabemos dónde despegamos pero no dónde aterrizaremos, pasados 30 minutos el globo comenzará a descender y a buscar un lugar para aterrizar.

Una vez en tierra brindarás con champagne para dar paso a pronunciar la oración universal de los globeros, pregunta a tu piloto sobre la leyenda que hay detrás de esta tradición nacida en Francia. También se te entregará un certificado de vuelo que podrás presumir con tus amigos.

Ahora estás listo para regresar a la ciudad y seguir disfrutando de las bondades arquitectónicas de México, a nivel del suelo, pues el viaje incluye un día de recorrido en Turibús.

Por Alberto Cervantes

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening