Kaye

Restaurantes, Mundial Condesa
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
2 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
8/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
9/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
10/10
Foto: Alejandra Carbajal

Gracias Dios por el lechón y al chef Pedro Martín por prepararlo, al igual que su puré de papa. No fue con ese plato por el que empecé mi tour de sabores en Kaye, pero este restaurante pregona comida sin reglas y, bueno, por eso les cuento –aunque sea en desorden– que el lechón es un sí o sí en este lugar.

A la Condesa le urgía algo novedoso, sin apellido de gourmet o que terminara en “ría”, es decir, sin fantochería, pero con tablas. Kaye entra perfecto en la dinámica del barrio. Es un local bien puesto, con mesas monas tipo jardineras en el exterior y un menú variado y desenfadado que va justo con ese ambiente de calle.

La cocina responde a los viajes por México que ha hecho Pedro Martín, su comida sabe a lugares como Jaleo, Tezca, Capote y El Secreto, también a los sabores que ha encontrado en sus tours, mezclados con la veta española. Para muestra, las tres mantequillas caseras con las que dan la bienvenida: de aceitunas Kalamata, de chiles y de huitlacoche. Los mismo las tres salsas: chiles, chiltepín con melocotón y habanero chocolate (una especie de habanero) con limón (¡Uffff!).

Para la sección exterior, hay opciones como un ceviche crunchy con camote asado, elote, calamares fritos y salicornia (también le llaman espárrago de mar). Para comer con las manos, cinco hamburguesas distintas y un fish and chips. Afuera, el servicio, el menú y la vibra son relax.

Adentro es otra historia. Hay mesas obscuras montadas con copas, sillas de color azul profundo y gris y un servicio de etiqueta. El menú es más largo, con platos sofisticados y aquí aparece, en las entradas, una berenjena templada presentada en una rebanada, en cuadritos y en una lámina crujiento, todo esto acompañado de brandada de bacalao (una preparación del pescado desmenuzado y mezclado con leche o nata y aceite de oliva) y reducción de vino. Una entrada untuosa, interesante, estética y rica como para lamer el plato.

Entre la coctelería (tema que también se toman en serio), las entradas y el buen servicio, uno está listo para gozar con el lechón confitado, un cubo perfecto de suavidad y sabor. Si el chanchito no es lo tuyo, también tienen cortes de carne añejados por 30 días que ponen en dilema a los visitantes.

Los postres… bueno, llámenme conservadora, pero la tarta de santiago líquida –aunque no dejé ni una probada– es lo que menos brilló del menú. La ventaja es que hay otras opciones dulces que aseguran el segundo round, por ejemplo, la cabra diversa y el pay de limón que ellos llaman it’s not another lemon pie.

Kaye es una experiencia pensada, bien ejecutada y relajadamente rica. Tiene madera para volverse el nuevo consentido de la zona.

Por Constanza Posadas

Publicado

Nombre del lugar Kaye
Contacto
Dirección Alfonso Reyes 108
Condesa
México, DF
06140
Horas de apertura Mar-sáb 1pm-2am, dom 1-6pm
Transporte Metro Patriotismo
Precio Consumo promedio por persona $400
LiveReviews|0
1 person listening