Aquí y ahora

Teatro
Recomendado
  • 5 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía de la producción)
1/4
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
2/4
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
3/4
Foto: Cortesía de la producción
 (Foto: Cortesía de la producción)
4/4
Foto: Cortesía de la producción

¿Cómo permanecer aquí y ahora cuando un evento teatral que sucede fuera de lo ordinario te lo impide? Este es el caso del montaje de Hugo Arrevillaga.

Catherine-Anne Toupin, cuyo trabajo llega por primera vez a México, escribió, dirigió y actuó esta obra en Quebec. El traductor Humberto Pérez Mortera la vio, se la presentó al director Hugo Arrevillaga y él se la mostró a Mariana Garza y Pablo Perroni –directores del Teatro Milán–, quienes buscaban un texto para actuar juntos. La reunión de todos ellos constituye un hecho teatral que despega de la realidad.

En escena, gracias a un espacio construido por Auda Caraza y Atenea Chávez, sucede la historia de Alicia y Benito, una pareja cuyas pérdidas humanas y carencias afectivas es aprovechada por Julieta y Francisco, sus vecinos. Ellos son un matrimonio de mayor edad, al que siempre acompaña su treintañero hijo Gil. Los tres se entrometen tanto en la vida del joven matrimonio que todo límite se trasgrede. Incluso, por qué no, el de la identidad propia.

El llanto de un bebé que se escucha en un departamento, la necesidad de protección y el deseo de ser el otro, orillan a los cinco personajes hacia sus más bajos instintos. Conforman un coro siniestro que no ofrece tregua para sus miembros ni para los cinco actores que los enfrentan, mucho menos para el público que no ha acabado de conocerlos cuando ya está sin aliento brincando del drama a la risa, fuera de cualquier aquí y ahora.

Un texto sumamente difícil que el director Hugo Arrevillaga aprovecha para demostrar lo lejos que está de caer en los conformismos y repeticiones que el éxito pudiera sugerirle. Si rumbo al final de la tetralogía de Wajdi Mouawad eso parecía, la lectura que ha dado a esta obra lo confirma como un creador en riesgo constante, en madurez prematura. Con esta obra, llega al punto más alto de esta etapa que incluye montajes como Estrellas, de Anja Hilling, y Antes te gustaba la lluvia, de Lot Vekemans.

Él no es el único que asume el riesgo. Como productores y actores, Mariana Garza y Pablo Perroni apostaron por un texto atrevido con el que inauguraron oficialmente el Foro Lucerna, dentro del recién inaugurado (2014) Teatro Milán.

Verás sobre el escenario a una dupla actoral entregados a su intuición, a la guía de su director y al soporte de los tres actores que los acompañan en escena: Antón Araiza, Marco Antonio Silva y Concepción Márquez, esta última –quien estuvo en cartelera antes de que el Teatro Milán quedara en ruinas por el temblor de 1985– resulta fundamental para entender el ritmo vertiginoso y el tono de esta obra que en ningún momento decae. Al contrario, va siempre hacia arriba, nos aparta de la realidad.

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening