El circo de los horrores

Teatro, Circos
0 Me encanta
Guárdalo
El circo de los horrores
Foto: Cortesía de la producción

Imagina que has tomado un tren en una noche de tormenta, te bajas en la estación equivocada y para tu mala suerte te das cuenta que has llegado a un viejo y perdido cementerio lleno de gárgolas y lápidas. No se distingue mucho alrededor, pero sí alcanzas a escuchar los aullidos de lobos y los gritos que provienen de su interior.

De esto se trata El circo de los horrores, un espectáculo que combina teatro, con circo y cabaret, y en el que no sólo hay acrobacias y contorsiones, sino también algunas escenas sensuales y humor para el público adulto.

Dentro de la trama destacan personajes como la niña del exorcista, un enterrador sepultando cuerpos con su payaso Grimo, una vampira y Nosferatu, el vampiro de aquella película alemana de 1922, que es interpretado por Jesús César Silva, mejor conocido como Suso Silva, director y creador de este espectáculo proveniente de España.

Hace 10 años surgió este montaje al que se han ido sumando artistas circenses de diferentes países. De Mongolia, por ejemplo, hay un par de contorsionistas que remiten a la niña del filme El Exorcista, de Rumania hay unos equilibristas que interpretan la ejecución de un reo cortando la cabeza de uno de los personajes. Portugal aporta a un personaje conocido como La dama de la luna, que es una mujer que se cuelga del cabello de aproximadamente 10 metros de altura; mientras que Kenia es representada por cinco acróbatas que hacen rituales de vudú.

El cabaret es otro elemento importante que está presente en todo el montaje. “Hay una parte en la que la vampira hace un striptease parcial, se queda en ropa interior para intentar seducir a alguien. Después, hay un personaje que es el hilo conductor de la obra, que siempre está jugando e interactuando con el público. Su humor es más típico de un cabaret de Alemania en los años cuarenta que de un circo o de un espectáculo de terror”, menciona Suso.

De acuerdo con Manuel González, productor del espectáculo, de los más de 80 artistas que conforman el show, hay alrededor de 30 que requieren de las últimas tendencias en maquillaje para que el personaje se vea lo más real posible.

“Aquí van a notar que el maquillaje está bien trabajado, tenemos máscaras de látex, prótesis que dejan ver la expresividad del personaje, como es el caso de Nosferatu, quien usa prótesis de orejas, nariz  y boca, por algo nos llevamos más de dos horas en su caracterización, es el que más tiempo requiere”, asegura González.

El montaje, que dura poco más de dos horas, además del horror incluye muchos elementos cómicos; sin embargo, los integrantes de esta compañía lo recomiendan para mayores de 12 años, porque también hay diálogos de humor para adultos.

Finalmente, advierten ir preparados para los sustos y la diversión que se perciben más allá de ese cementerio lleno de lápidas, que es el escenario donde se desarrolla toda la trama.

“Cuando compras los boletos y pasas la primera puerta estás jodido. Desde ahí te verás inmerso en un mundo de niebla, bruma, tierra, esqueletos, personajes cerca de ti porque además interactuamos mucho con el público, así es que te aseguro que estarás todo el tiempo mirando a tus espaldas, pero también es verdad que todo estará muy condimentado con mucho humor porque no se trata sólo de sufrir, sino también de volver a la terapia de la risa”, asegura Suso Silva.

Por Sonia América

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening