En casa en el zoo

Teatro
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
En casa en el zoo
Foto: Cortesía Foro Shakespeare

Al teatro de la amenaza que enarboló Harold Pinter en la Inglaterra de los años cincuenta, corresponde el teatro que en esa misma época, pero en Estados Unidos, catapultaba a la fama a Edward Albee, quien hoy en día, a sus 88 años, sigue gozando del reconocimiento universal que le han dado obras como Quién teme a Virginia Woolf, Un frágil equilibrio y, por supuesto, La historia del zoológico, que por primera vez se estrena en formato profesional en nuestros escenarios, aunque con una variación a su propuesta original.

Peter y Jerry, los dos desconocidos que se encuentran en la banca de Central Park, en Nueva York, ya no están tan solos: se une Anne, la esposa de Peter. Para conocer más y mejor a este matrimonio, Albee los ubica en una nueva obra, En la casa, que ahora, por órdenes del autor, debe ser escenificada junto a lo que ahora se llama En el zoo. Así, entendemos mucho mejor la trayectoria de Peter, ese personaje apocado y silente que ahora cobra dimensiones protagónicas.

La cotidianidad y el absurdo -¿o genuino realismo?– que propone el autor, es traducido y dirigido por quien, en México, es el mayor conocedor de su obra: Víctor Weinstock, que retorna a la dirección teatral con este texto y se encarga de dotarlo de toda la contención y delicada fiereza que implica. Su puesta en escena está cargada de una fuerza que viene desde la entraña humana y social: allí está el malestar en la cultura y allí está la tragedia moderna.

Afortunadamente, Weinstock cuenta con un espléndido actor como Odiseo Bichir para habitar con puntualidad y sentido esos diálogos y gestos bizarros y poderosos. Itari Marta en la casa y Bruno Bichir en el zoológico, son los detonantes del conflicto. Con directores como Weinstock y actores como Odiseo, es de desear que veamos más a menudo los textos de Albee en los escenarios profesionales. 

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening