Inanna

Teatro, Experimental
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Inanna
Marianela Trueba

En la ciudad que inventó la escritura, Sumeria, existe un mito de hace más de 3,500 años. Lorena Maza afrontó el reto de convertirlo en teatro.

En el escenario sólo hay una plataforma, una tarima y un surco en el piso con agua. Es el río Éufrates –creado por el escenógrafo Alejandro Luna–, lugar donde se desarrolla la historia de Inanna, la primera diosa de la historia, conocida como la reina del cielo, la tierra, el amor, la fertilidad y la guerra. El equivalente de Afrodita para Grecia.

Nueve cuerpos tapados con sábanas y la voz de un hombre que canta en vivo te involucran de lleno en la atmósfera del año 4000 a. de C, en Uruk, zona que actualmente es Irak. Inanna sufre: su árbol ha sido invadido por una serpiente, un pájaro y una oscura diosa. El árbol, gracias a la maestría de la coreografía corporal, es representado por ella misma. Lo libera su hermano Gilgamesh (Nicolas Sotnikoff), héroe de Uruk. Inanna es seductora, lo demuestra el guión cargado de poesía erótica.

Su título de diosa de la fertilidad y el amor no es fortuito. Ella visita a Enki, dios de la tierra, quien en los placeres etílicos (en la borrachera, pues), le regala los “Me”, atributos sumerios para gobernar: “el descenso al inframundo, el beso del falo, el arte de hacer el amor, el arte de la prostitución”.

Enki brinda 14 veces por Inanna, pero algo sucede: despierta de la embriaguez y se arrepiente. “¡Todos busquen a Inanna y regresen los Me!”, ordena. Pero la diosa ya va camino a casa en el río Éufrates sobre una balsa, creada con su propio vestido, en una muestra elegante y creativa del vestuario, diseñado por Eloise Kazan.

Inanna festeja la obtención de estos “poderes” con danzas de Oriente Medio. Para lo que fue necesario traer al coreógrafo iraní Shahrokh Moshkin Ghalam, especialista en bailes persas, quien instruyó al crew actoral en danza y simbología corporal.

Pero Inanna escucha una súplica del “gran arriba” para ir al “gran abajo”, cuenta la narración. Necesita bajar al inframundo, donde las pasiones de la naturaleza humana se manifiestan.

Tirará siete prendas, que simulan siete despojos internos, para enfrentarse desnuda en cuerpo y alma a la imponente Ereshkigal, diosa del inframundo, interpretada por Julieta Egurrola.

La advertencia es clara: “quien va a la ciudad oscura, no sale de allí”. Aun así, Inanna baja. Todo lo que a partir de ahí sucede es una metáfora teatral sobre las pasiones humanas, el amor, la identidad, el ego, la ira y la gloria.

Detrás de escena

Diálogos como “mi corazón toca la flauta de caña del duelo”, para decir que alguien ha muerto, son un ejemplo de la exquisitez del guión, que tradujo la poeta y ensayista mexicana Elsa Cross, a partir de un texto en inglés.

En realidad no es teatro. Fue Samuel Noah, especialista en literatura sumeria, quien dedicó 50 años de su vida –a decir de Lorena Maza, la directora– a juntar y traducir al inglés las tablillas escritas en cuneiforme que contaban este himno.

El azar puso el texto frente a Maza, en un viaje que hizo en la década de 1980. En 2012 Conaculta editó este ciclo de poemas en un libro que se agotó. Entonces el texto volvió a aparecerle a Lorena, quien se decidió a montar la obra.

La propia Maza llamó a Noah para pedirle autorización y llevar la obra al teatro, que en un principio se concibió como ópera, por la riqueza del lenguaje, los arquetipos y su narrativa.

Pese a esta complejidad, propia del mismo texto y más aún del montaje en escena, la obra es sencilla y por ello, elegante. La misma directora se pregunta: ¿cómo contar una historia que data de hace 4,000 años, escrita en lenguaje cuneiforme a manera de poesía y canto?

Lo resuelve asumiendo la inteligencia del espectador para imaginar y entender la profundidad de la historia con los símbolos de la narración oral y la danza.

Por ello no recrea físicamente las grandes construcciones del Oriente Medio ni te explica el abarrotado glosario sumerio. Es, como la propia curaduría de la obra refiere, un esfuerzo de belleza arcaica.

Por Karina Eridhe Macias

Publicado

Teléfono del evento 5325 9000
Sitio web del evento http://www.ccb.bellasartes.gob.mx/
LiveReviews|0
2 people listening