IRA, suave lluvia para heraldos negros

  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
IRA, suave lluvia para heraldos negros

La historia en la que se inspira el dramaturgo Javier Malpica para escribir esta obra es interesantísima y un hecho real. En 1984, Patrick Joseph Magee era un voluntario del Ejército Republicano Irlandés (IRA), un grupo paramilitar que buscaba un estado independiente al Reino Unido. Magee plantó una bomba en el gran hotel de Brighton, donde se hospedaba la primer ministro Margaret Thatcher, con el fin de asesinarla, pero falló.

El accidente provocó la muerte de cinco personas, entre ellas la de Anthony Berry, padre de Jo Berry, una joven que se convirtió en activista tras proponerse perdonar al asesino de su padre. Para lograrlo, Berry se entrevistó varias veces con Magee y a raíz de sus entrevistas, ambos, víctima y victimario, lograron convertir su odio, rencor y posturas políticas radicales en activismo para buscar métodos de resolución de conflictos a través de la empatía y el diálogo. Todo derivó en una organización llamada Building Bridges for Peace.

En su obra, Malpica toma este conmovedor hecho de alcances épicos y lo entrama con una historia de contexto micro, donde una pareja de un suburbio cualquiera busca a su hijo adolescente desaparecido. Las causas de la supuesta desaparición podrán en evidencia a una madre con una mentalidad terca e inamovible, incapaz de dialogar con los suyos. Esta historia de la vida común hace espejo con la historia de Magee y Berry. El tejido tan fino del dramaturgo hace que el desarrollo de ambas historias se funda en un final donde la oposición de ideas debe dialogar para encontrar la convivencia en paz y libertad. Lograrlo implica un trabajo complejo y profundo, para vencer la aberración que el discurso opuesto provoca.

La compañía Teatro Sin Paredes, dirigida por David Psalmon, se ha distinguido por llevar a escena textos de poderoso contenido e impacto social. En ese sentido, el texto de Javier Malpica le queda como anillo al dedo. Devoto de Bertolt Brecht, este director dota al escenario de sagaces mecanismos narrativos que sumergen al espectador en la ficción teatral, y lo provoca a juego de la dialéctica.

Los actores trabajan sobre un escenario limpio, diseñado por Aura Gómez y Ana Patricia Yáñez. En él habitan algunos elementos simbólicos que simulan un mundo catastrófico y pantallas de video proyectan insertos de realidad documentada, mezclados con proyecciones subjetivas de los personajes. Estas proyecciones, diseñadas por Daniel Ruiz Primo, hacen que la intimidad y la realidad se confundan, desdoblen y multipliquen.

Hay que destacar la música original y el diseño sonoro de Daniel Hidalgo y Alex Daniels, quienes además explora sutiles efectos de distorsión en vivo que estimulan el universo subjetivo de algo tan complejo y oscuro como lo puede ser la cabeza de un terrorista en prisión.

Un gran texto, un bello montaje con un gran elenco integrado por Beatriz Luna, David Hevia, Sergio Ramos, Hernán Mendoza (alterna Fermín Martínez), Norma Angélica (alterna Lucero Trejo) y Víctor Sánchez Maraña. Una de esas obras que hay que ver.

 

Por Silvia Ortega

Publicado

Teléfono del evento 4155 0919
Sitio web del evento http://www.helenico.gob.mx/
LiveReviews|0
1 person listening