Americana

Vida nocturna, Antros Juárez
  • 3 de 5 estrellas
  • 3 de 5 estrellas
(1Crítica)
3 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
8/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
9/10
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
10/10
Foto: Alejandra Carbajal

Durante los años sesenta en los clubes de la ciudad se vivía una fiesta de música y shows en vivo con un servicio impecable, lo que creaba una atmósfera de placer. Americana retoma ese aire de antaño. En este antro que ocupa una casa colonial de la Juárez, la música electrónica, el arte y el teatro convergen en una noche espectacular.

La entrada no es complicada. Una taquilla con aires retro me dio la bienvenida a una alfombra roja y a un sillón Luis XIV, intervenido con ilustraciones del artista mexicano Gildo Medina, el preámbulo de su obra que decora varios rincones del lugar.

El sonido de una potente música electrónica esperaba detrás de las puertas. Al abrirse, revelaron un dj booth, que simulaba un Partenón iluminado al estilo marquesina con intensos destellos que bailaban al ritmo de los beats del house.

Cada fin de semana hay un dj invitado y lo visitan los talentos locales como Miss Voltaghe, una exponente consolidada del house, o Norman Hansell, un experimentador del tech house.

Valió la pena acercarme a la barra, pasando entre sillones capitoneados y de terciopelo. Ahí, los shots los sirven en minilicoreras de cristal que aparentan ser una pócima mágica para potenciar la diversión.

En la planta alta la experiencia fue dinámica. Descubrí múltiples habitaciones decoradas con el arte de Medina y que la curiosidad me obligó a explorar. Dos de estos espacios tenían su propia barra; luego, los sanitarios, tapizados de espejos en donde hombres y mujeres se reflejaban simulando una danza en las paredes.

Encontré otro cuarto privado con una jaula y un tubo al centro –sí, un tubo de baile–, que por alguna razón desconocida es el principal atractivo del segundo piso.

Entrada la madrugada, el cambio musical de tech house a una melodía seductora anunció el comienzo de un show de baile. Sobre la barra principal se abrió un telón que reveló a una sensual mujer en lencería acompañada de un chico con el pecho descubierto. Falta pulir el espectáculo, si bien es visualmente atractivo, llegó a ser monótono. Seguro que puede mejorar.  

Salir a Americana es aventurarse a una noche erótica y sensual que atrapa tus sentidos. 

 

Por Leopoldo Villaseñor

Publicado

Nombre del lugar Americana
Contacto
Dirección Lucerna 42
Juárez
México, DF
06600
Horas de apertura Jue-sáb 11pm
Transporte Metrobús Reforma
Precio Consumo promedio por persona $400
LiveReviews|1
2 people listening