0 Me encanta
Guárdalo

Museos en el norte

Salimos en busca de opciones culturales para romper el mito de que en el norte del DF y el área metropolitana no hay nada

Museo Tezozómoc

Este museo es como un laboratorio a gran escala. Cuenta con 2,500 metros cuadrados llenos de juegos didácticos, maquetas e instalaciones que acercan al público al mundo de la ciencia.

La intención de este recinto, que forma parte del Centro de Difusión de la Ciencia y la Tecnología, del Instituto Politécnico Nacional, es explicar de manera sencilla fenómenos físicos. Lo logran al relacionar actividades de la vida cotidiana con principios teóricos que podrían parecer muy difíciles de entender. Por ejemplo, explican cómo los refrigeradores funcionan gracias a los principios de la termodinámica, o que gracias al viento se puede generar energía.

Sus exhibiciones permanentes son diseñadas y construidas por el equipo del museo. Su colección incluye figuras robotizadas, maquetas y esquemas en tercera dimensión; brazos mecánicos y modelos a escala de microscopios. Una de las salas favoritas de los visitantes es aquella en la que se resuelven enigmas sobre la energía y el Universo. Está ambientada con piezas que representan a los planetas de la Vía Láctea y se explica cómo la energía del sol influye en diferentes fenómenos físicos, químicos y hasta biológicos.

También reciben exposiciones temporales, que realizan en colaboración de escuelas del IPN y otras instituciones dedicadas a la divulgación científica.

El museo cuenta con un auditorio equipado con un sistema de proyección digital y audio. Es un lugar perfecto para alimentar la curiosidad de los niños, ya que hay talleres en los que pueden hacer experimentos o disfrutar de actividades recreativas y culturales. 

Ofrecen visitas guiadas (previa cita). Recorrer cada uno de los espacios te toma aproximadamente dos horas y media. Acuden frecuentemente grupos de alumnos con sus profesores, así que no es extraño verlos copiando la información de las fichas. 

Leer más
Azcapotzalco

Planetario Luis Enrique Erro

Conocer el espacio exterior es el sueño de chicos y grandes. Visitar el Planetario Luis Enrique Erro es una forma de viajar sin necesidad de un traje de astronauta. Con poco más de 40 años de existencia, es un portal para que los niños, adultos y jóvenes conozcan y hasta resuelvan algunos enigmas del cosmos.

El recinto se divide en dos secciones: el museo y el domo de inmersión digital. Desde que entras a la primera sala, te sientes inmerso en un episodio de Viaje a las estrellas. Te recibe una réplica de un vehículo de transporte diseñado para explorar el lado oscuro de la luna. Para entrar al museo se forman grupos de entre 10 y 15 personas; sólo se puede visitar con un recorrido guiado, lo que hace más enriquecedora la experiencia, ya que los comentarios de los guías explican y complementan el montaje interactivo de cada una de las salas. Algunas de las cosas que verás son modelos a escala de naves espaciales, conocerás al equipo de astronautas que visitó la luna por primera vez y hasta podrás experimentar lo difícil que es manipular herramientas al usar un traje espacial. También hay maquetas de los planetas y algunas piezas originales de naves espaciales donadas por Rusia y EU. Conocerás el origen de las constelaciones y cómo fue que civilizaciones como la maya y egipcia estudiaban los astros y crearon sus calendarios.

El domo de inmersión digital funciona gracias a las bases de datos sobre estrellas, galaxias y modelos astronómicos que el IPN ha recopilado. Cuenta con un software que permite visualizar, en tiempo real, las observaciones que se realizan con telescopios ópticos. Cada hora se proyectan diferentes audiovisuales y animaciones computarizadas. Una de ellas está dedicada a cómo veían en espacio los mayas, las constelaciones y su formación. Puedes revisar los horarios de las funciones y sus temáticas en las taquillas. 

En las áreas verdes hay una zona de talleres para niños. Ahí podrán hacer manualidades y experimentos. También hay un grupo de teatro formado por estudiantes que hace funciones para explicar a los niños pequeños las características de todos los planetas de la Vía Láctea.

Leer más
Zona Metropolitana

Casa de Cultura de Azcapotzalco

Recomendado

En el corazón de Azcapotzalco se encuentra un edificio de 1565, cuando los dominicos construyeron un convento sobre lo que fuera un centro ceremonial tepaneca.

Lo más llamativo de la construcción es el reloj francés que decora la fachada, colocado en 1885 por órdenes de Porfirio Díaz y que a la fecha sigue marcando la hora.

Con motivo del centenario de la casona, en 1991 se convirtió en Casa de Cultura. El lugar cuenta con tres salas de exhibición (Acolhuac, Antonio Valeriano y Tezozómoc) para artes plásticas y fotografía.

La arquitectura llama la atención por detalles como la fuente del jardín, decorada con figuras de felinos y una copa de cantera, o el techo de la cúpula central que tienen un mural sobre la fundación de Tenochtitlan.

Entre las actividades que se organizan hay una amplia oferta de talleres. En el ámbito musical dan lecciones de guitarra, violín, piano y canto. Además, clases de danza regional, contemporánea, ballet, hawaiano y árabe, yoga y teatro. También enseñanza de idiomas, desde náhuatl, hasta alemán. Los fines de semana tienen actividades gratuitas, como presentaciones teatrales, conciertos o conferencias.

Leer más
Azcapotzalco

Centro Cultural Acatlán

El teatro Javier Barros Sierra es escenario de puestas en escena para niños, jóvenes y adultos. Aquí podrás disfrutar de corrientes como el clown, la comedia y el drama. El Carro de Comedias de la UNAM es un fi el invitado. En el ámbito musical, presentan conciertos desde orquestas sinfónicas hasta jazz y rock. También cuenta con dos salas de exposición. La mayoría de las actividades son gratuitas, y tienen cursos de música, cartonería, yoga, jazz y pintura. Es sede de festivales de cine como Ambulante, Tour de Cine Francés, la Muestra Internacional y FICUNAM y de ciclos para niños los fines de semana.

Leer más
Lomas Verdes
Centro Cultural Satélite

Centro Cultural Satélite

Dan lecciones de pintura estimulando el hemisferio derecho del cerebro (técnica de Betty Edwards). Se enfocan técnicas como pasteles, grafito, carboncillo, tinta china y acuarela, además de impartir algunas lecciones de historia del arte. 

Comentarios

0 comments