Tótem

Arte, Instalación
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Karen Cabrera)
1/6
Foto: Karen Cabrera
 (Foto: Karen Cabrera)
2/6
Foto: Karen Cabrera
 (Foto: Karen Cabrera)
3/6
Foto: Karen Cabrera
 (Foto: Karen Cabrera)
4/6
Foto: Karen Cabrera
 (Foto: Karen Cabrera)
5/6
Foto: Karen Cabrera
 (Foto: Karen Cabrera)
6/6
Foto: Karen Cabrera

El Museo Universitario del Chopo, que se ha caracterizado por exhibir nuevas propuestas artísticas y que hoy se posiciona como un espacio de lo alternativo y lo experimental, presenta en su Galería Central Tótem. La obra del artista Sebastián Romo es una instalación de gran formato que invita al espectador a crear sus propias reflexiones sobre lo aéreo, la gravedad, el tiempo y el espacio.

La muestra, curada por el mexicano Esteban King, forma parte de una pentalogía titulada Los rincones de la mente. La primera obra de esta serie tuvo lugar en la Bienal del Mercosur (Brasil), la segunda en el Museo Experimental El Eco, y actualmente la tercera se expone en el Chopo; las tres propuestas intentan dejar a un lado la pasividad del público que las visita.

“Lo que se busca es explorar el espacio más hacia lo humano, el inconsciente, el erotismo, cosas que no estén ligadas a temas de moda como la intelectualización del arte. Lo que pretendo es que el espectador deje la pasividad para volverse un activador de la pieza, se vuelva el habitante de estos lugares, generando un vínculo diferente con la obra que depende de cada espectador”, platica el artista.

Para Sebastián Romo, la palabra tótem está cargada de un significado más allá de las figuras místicas de los indios americanos, y remite más al objeto simbólico.

“Me interesa entender a la obra de arte como generador de capas de lectura; mientras más capas de lectura pueda generar, mejor obra es, porque tiene más capacidad de sobrevivir en el tiempo generando más significados. Me gustó la idea de sobreponer capas de significaciones, juego con esta concepción del objeto que se usa para conocer cuando estás en un sueño o una realidad”.

La instalación tiene un diseño a manera de set cinematográfico que capta, entre otras cosas, el momento preciso del choque de un avión contra un refugio. Este juego evoca una realidad alterna, en la que cada pieza tiene una fuerte carga simbólica, como el color amarillo del avión, que refiere a un avión escuela donde se entrenan pilotos. La matrícula de éste alude al número de entidades federativas de la República Mexicana.

“Desde hace mucho tiempo juego con la idea de construcción de realidades, y el cine es una de las herramientas, o de las artes, que mejor ha sabido construir nuevas realidades. A manera de metáfora del momento político en el que estamos actualmente, es importante poder construir nuevos modelos, aunque en el inicio sean escenográficos, para después volverse posibilidades”.

Mapas, globos terráqueos, mariposas, libélulas y demás piezas son los elementos que componen la pieza monumental. Lo relevante de la obra son las posibilidades tan vastas de configurar realidades. “La lectura final siempre dependerá del espectador, del activador de la pieza”, finaliza Sebastián. 

Por Karen Cabrera

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening