Peter Fischli David Weiss: Cómo trabajar mejor

Arte, Arte contemporáneo
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alberto Cervantes)
1/8
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
2/8
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
3/8
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
4/8
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
5/8
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
6/8
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
7/8
Foto: Alberto Cervantes
 (Foto: Alberto Cervantes)
8/8
Foto: Alberto Cervantes

Tal vez lo primero que te viene a la mente cuando piensas en Suiza sean navajas lujosas o chocolates, pero eso no es todo lo que ofrece este paraíso financiero, pues en las latitudes del arte es la cuna de Peter Fischli (n. 1952) y David Weiss (1946-2012), dos reconocidos artistas del siglo XX que transformaron lo cotidiano en algo extraordinario y cuyo trabajo puedes conocer en el Museo Jumex.

Peter Fischli David Weiss: Cómo trabajar mejor se trata de una exposición que celebra más de tres décadas de colaboración entre los artistas, a través de más de 200 esculturas, fotografías, diapositivas y videos que dan cuenta de la maestría con la que los artistas transformaron la vida cotidiana en un diálogo entre lo mundano y lo trascendente.

A finales de los setenta, los artistas confirieron un lugar a los objetos cotidianos en el mundo del arte, para romper así las barreras entre la alta cultura y la cultura popular con sus piezas museísticas elaboradas con artículos de la vida diaria, esto en un juego de ironía y humor que cuestiona los medios del arte. A partir de entonces, el humor ha sido la línea de su trabajo que culmina con esta retrospectiva organizada por The Solomon R. Guggenheim Foundation, New York, que fue curada por Nancy Spector y Nat Trotman.

La disposición, no cronológica y en grupos, hace que las piezas en el Museo Jumex dialoguen entre sí, pero sobre todo que se antepongan, resaltando así, el punto cumbre del trabajo de ambos; lo que ellos llaman “opuestos populares”, es decir, la contraposición de conceptos como lo elegante y lo kitsch o la realidad con la ficción.

Para realizar la serie de fotografías Equilibrios (una tarde tranquila) (1984-1986), en ratos de ocio y de aburrimiento existencial, la dupla apiló objetos como utensilios de cocina, verduras y llantas creando estructuras efímeras que desafían la gravedad. Visualmente exploraron el género de naturaleza muerta. En este sentido, el ocio y el trabajo se anteponen para crear una obra de arte que expresa la idea de que ninguna cuestión, ningún gesto y ningún objeto son insignificantes. Es aquí cuando una de las fotografías de dicha serie que muestra tres llantas apenas sostenidas, una encima de la otra, adquiere un significado humorístico reforzado con el nombre El secreto de las pirámides (1986). Las jerarquías, los estereotipos y las afirmaciones a priori, aquí no tienen lugar. 

A lo largo de la exposición, videoinstalaciones y proyecciones revisten a las esculturas inertes de movimiento, destacando así el papel de la imagen y el movimiento en la trayectoria de Fischli y Weiss. 

La retrospectiva logra sintetizar la colaboración de 33 años de la dupla Fischli y Weiss, mediante una curaduría incisiva que no sólo muestra sus piezas más importantes, si no que representa el diálogo que los artistas mantuvieron entre sus piezas y tiene a bien que el espectador resignifique lo que engañosamente pareciera superficial.

También puedes leer las 5 obras imperdibles de Fischli y Weiss.

Por Alberto Cervantes

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening