0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Andrés Clariond

Entre los estrenos mexicanos de septiembre está Hilda, el debut cinematográfico de Andrés Clariond

Foto: Cortesía CINETC...

Si bien hay muchas situaciones críticas en México que han sido retratadas por el cine nacional, como es el caso del narcotráfico, hay algunas películas que con un poco de comicidad logran burlarse de los vicios de nuestra sociedad. Tal es el caso de Hilda.

Una sátira a la clase alta y un análisis de cómo abandonamos nuestros ideales cuando crecemos es lo que ofrece Andrés Clariond en su ópera prima. Hilda habla de una mujer rica, la señora Le Marchand (Verónica Langer), quien en su juventud participó en el movimiento del 68.

Ella cree conservar aquel espíritu liberal pero, cuando apoya a unos estudiantes en una tarea, cae en cuenta de que aquellas ideas se mimetizaron con el lujo de su entorno. Ese choque coincide con la llegada de una nueva empleada doméstica, Hilda (Adriana Paz), y la señora Le Marchand inicia una manía hacia ella.

“Quería hacer una crítica a la clase alta pero alejándome de los lugares comunes, desde el tratamiento del guión hasta la selección de las locaciones. Generalmente no ves a la patrona obsesionada con su empleada, o se obsesiona de otras maneras, pero no la ve como el objeto de su cariño.

Quise hacer unos ricos diferentes porque están sobrerretratados en la tv; en el cine no tanto, y cuando se habla de ellos es desde el cliché. Tomé muchas decisiones para alejarme constantemente de esos patrones y lo logré a través de la fotografía, la atmósfera y también siendo muy cuidadoso con el humor, de no burlarme del personaje de Hilda, sino de crear situaciones a partir de lo absurdo", argumenta el director.

Entre los cuidados que tomó el cineasta regio para evitar que Hilda se perdiera en la comedia y conservara su esencia crítica se encuentra la dirección de actores. El resultado de este trabajo le dio a Verónica Langer el premio a Mejor actriz en la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Morelia.

“Tuve muchos ensayos con Verónica y Adriana, platicamos mucho. A mí me gustan actuaciones muy sutiles, entonces implicó mucho trabajo procurar que no se fuera a un humor de pastelazo, de cuidar los gestos, las expresiones y de mantenerlo todo muy sutil para hacerlo más verosímil”, cuenta.

Clariond se basó en el texto homónimo de la dramaturga francesa Marie N’Diaye para crear su primer largometraje, y ella misma colaboró en la adaptación cinematográfica de Hilda.

Comentarios

0 comments