0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Chiva Rodríguez

Platicamos con Chiva Rodríguez sobre Los jefes, su primera película, que hizo en colaboración con Cartel de Santa

Foto: Cortesía Never Landing Pictures

A las películas mexicanas que en últimos años han tocado el tema del narcotráfico se suma Los jefes, una cinta producida por el grupo Cartel de Santa. Platicamos con el director de esta película, Chiva Rodríguez.

En los últimos años hemos visto una gran cantidad de producciones que abordan el tema del narcotráfico, desde documentales hasta películas o series
.
De cierta forma se ha vuelto como una moda. Hay mucha gente que hasta quisiera ser eso (narcotraficante) o quisiera estar desenvolviéndose ahí. Creo que a la gente le gusta ver la realidad de lo que está sucediendo en el país.

¿En qué materiales se basaron para crear esta historia?
La historia es una idea original del “Babo” (Eduardo Dávalos de Luna), todo el concepto es suyo, es su punto de vista. Yo soy de Monterrey, pero me vine a vivir a México y no me tocó vivir casi nada de todo lo que pasaba ahí.

La película destaca por su lenguaje, da una impresión muy realista.
El lenguaje es fundamental en la película. Nos gusta mucho una película súper old school que se llama Blood In, Blood Out (Taylor Hackford, 1993) sobre los chicanos en Los Ángeles. Hay frases que todos los que vimos esa película recordamos y “Babo” quería lograr eso con Los jefes, que los fans al final retomen las frases que se dicen en la película.

¿Cómo fue el proceso de dirigir actores no profesionales en esta cinta?
Lo disfruté, es de las cosas que más me gustaron. “Babo” fue muy inteligente al crear los personajes basándose en sus amigos. Las personalidades ya están bien marcadas y todos hablan un slang original de la calle. Ninguno había hecho una peli, nadie había estado frente a las cámaras y los primeros tres días fue un poco lento, pero ellos entendieron el ritmo y lo hicieron súper bien.

La película retrata la corrupción en todos los niveles, ¿en algún momento experimentaron algún tipo de censura?
La verdad no. Nunca nos pusimos a pensar “vamos a quitarle esto porque igual y no la van a pasar”. Al principio no me imaginaba que fuera a salir en el cine, yo pensé que más bien la íbamos a festivalear y ya. Estamos muy sorprendidos, todavía lo veo como un milagro, pero qué bueno que pasó.

A este tipo de películas se les suele ver como una apología al crimen, ¿cómo consideras esto?
Más que dar un mensaje, apoyar o condenar, básicamente lo que tratamos de hacer fue una película sobre cosas reales que sucedían todos los días en Monterrey. Nada más pensamos en hacer esta aventura de un chico que pasa todo un día con unos malandros.

En cuanto a las locaciones, ¿tuvieron algún problema?
Casi nada, gracias al Cartel de Santa. Casi todas las locaciones son en Santa Catarina, Nuevo León, y ahí todos quieren al “Babo”, entonces todas las locaciones nos las prestaron. Yo estoy seguro de que si hubiera hecho una película mía, sin ellos, no me las hubieran prestado.

Hay una escena que es una referencia muy clara al cine de Tarantino, con un silbido estilo Kill Bill: volumen 2 (2004). ¿Qué nos puedes contar de tus influencias?
Perros de Reserva (Quentin Tarantino, 1992) fue una película que me encantó y sí me influenció; otra es Gus Van Sant, por ejemplo, todos estos tiros largos de Elephant (2003). Lo del silbido de Kill Bill es idea del “Babo”, yo le dije: “está chido, seguro a Tarantino le va a gustar si la llega a ver algún día”.

Comentarios

0 comments