0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Paul Feig sobre Cazafantasmas

El director estadounidense nos platicó sobre su hazaña de regresar de la muerte a Cazafantasmas

Foto: Cortesía Time Out Nueva York

El guionista, productor, director y actor Paul Feig es demasiado modesto para admitirlo, pero juega un papel muy importante en el trazo de la cara moderna de la comedia. Como el cocreador de la serie de culto Freaks and Geeks, Feig exploró una sensibilidad humana que comprobó que la comedia televisiva puede ser significativa y emotiva sin caer en lo sentimental. En su rol como director de Damas en guerra (2011) demostró ser un ferviente defensor del poder de las mujeres divertidas. Como productor y director freelance, ha trabajado de cerca en cada comedia destacada de la actual época dorada de la televisión, desde Arrested Development hasta The Office.

El cineasta tomó una decisión natural para el reboot de la comedia paranormal Cazafantasmas. Su elección de salir con un equipo totalmente femenino Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Kate McKinnon y Leslie Jones lo ha involucrado ridículamente en las guerras culturales sobre la nueva representación en pantalla, pese a eso la cinta es sin duda uno de los blockbusters más esperados del año

En la versión original de Cazafantasmas Nueva York es esencial, ¿qué piensas de esto?
Es gran parte del ADN de Cazafantasmas. Tan sólo el hecho de que Nueva York sea una isla y hay todo tipo de cosas atrapadas ahí, no se oculta lo paranormal.

Creo que los neoyorkinos están obligados a estar juntos por la mierda que podría ser vivir en aquella ciudad. La idea de tener fantasmas en la mezcla…
Exactamente. Es una razón más para tener en qué preocuparse al respecto. 

Aún así filmaste gran parte de la película en Boston, lo cual se ve como un sacrilegio.
Bueno, grabamos un día en Nueva York y fue casi imposible porque de inmediato se atiborraba la gente y fotógrafos. Los paparazzi neoyorkinos no se parecen a nada que hayas visto antes, van a pie justo pegados al set, como si estuvieran detrás de la cara de los actores, tomando fotografías y los policías no los echan porque técnicamente tienen derecho a estar ahí. Así que sólo te queda negociar con ellos: “Por favor, sal del camino mientras rodamos esta escena”. Odio quejarme, pero no está padre.

Eres reconocido por tus ensambles de actores. ¿Qué es lo que te hace tan adaptable para colaborar con grupos de gente?
Creo que es por el improv comedy y esas cosas, te acostumbras a trabajar con grupos y tener esa dinámica. Así que nunca he tenido miedo de trabajar en grupo a pesar de que sea algo difícil de filmar. Me encanta cuando puedo incluir a todos en una escena al mismo tiempo. Creo que la interacción de las personas es lo mejor de la comedia.

¿Hay algún secreto para hacer un ensamble?
Lo que no quieres es contar con personas que tengan la misma energía de carisma o de comedia. Buscas a individuos que se complementen el uno al otro, pero que representen diferentes tipos de comedia. Es el caso de Cazafantasmas, Leslie (Jones) tiene una sensibilidad enorme, es audaz, atrevida y honesta. Y luego está Kisten (Wiig), su comedia viene de la vulnerabilidad y la incertidumbre, ese aspecto de todos nosotros que trata de hacer lo correcto pero que le preocupa no tener la razón y no ser, en ocasiones, la persona más competente. También está Kate (McKinnon) con una energía enloquecedora que le permite dar giros y sorprender a todo el mundo. Después llega Melissa (McCarthy), que puede ser muy temeraria pero al mismo tiempo es muy aterrizada.

Has trabajado con Melissa McCarthy en varias ocasiones. ¿Qué sientes al verla evolucionar como una estrella?
¡Es emocionante! Es uno de esos casos de éxito que luego de 20 años de trabajo se convierten en historias de éxito de la noche a la mañana. Ella siempre estuvo ahí y sólo supo amarrarla. En los Groundlings, ella se hizo tan popular que la gente hacía filas que rodeaban la cuadra cuando ella se presentaba. No era más que una olla exprés de talento que esperaba a ser descubierta. Irónicamente, yo no sabía de su existencia antes de filmar Damas en guerra. Su audición fue tan diferente a las del resto y se alejó tanto de cómo había sido concebido el personaje, que fue incuestionable. En cuanto decidimos contratarla, empezamos a reescribir el guión para darle más tareas a su personaje.

La audiencia ha acobijado los reboots, pero al mismo tiempo está la idea de que el entretenimiento que viviste en tu infancia es algo sagrado y no debería ser manoseado.
Lo comprendo y ese tipo de cosas significan mucho para mí. Ha sido parte de mi vida por mucho tiempo y aquí está alguien que viene a lidiar con todo eso. Si lo hago de la manera en la que lo estoy haciendo, con diferente elenco y todo, es mi forma de no meterme con quienes llegaron antes, porque una vez que haces una secuela definitivamente contaminas ese mundo. Nuestra historia no repercute en la anterior. Sólo es un mundo divertido para jugar con él. La comedia es todo sobre emociones llevadas a lo alto y gente reaccionando a estímulos, y ver a las personas atemorizadas puede ser realmente horrible o muy divertido. Es una idea demasiado buena como para dejarla en el olvido.

Freaks y Greeks te dio una reputación como autor pero en ocasiones trabajas en programas, Cazafantasmas y cosas que te sumergen en mundos que fueron creados por otras personas. ¿Qué obtienes de eso que es muy diferente de construir algo desde cero?
De alguna manera te enseña a jugar dentro de un set con límites sin romper el template que tienen. Como creador de un show, tienes la idea de lo que quieres. Al dirigir diferentes programas de TV, lo divertido está en poder experimentar con diferentes géneros. Cuando me uní a Nurse Jackie, mi reacción fue: nunca antes había hecho una serie musical, nunca he visto programas sobre médicos y no tengo idea de cómo hacerlos. ¡Hagámoslo! Si tuviera tiempo, haría un Game of Thrones, The Walking Dead y Homeland. Es muy bueno salir de tu zona de confort.

Cazafantasmas estrena el viernes 12 de agosto. 

Comentarios

0 comments