Smashing Pumpkins

0 Me encanta
Guárdalo
Smashing Pumpkins
Kristin Burns

La pasada fue una década difícil para el ego de Billy Corgan. Después del rompimiento de su banda, los Smashing Pumpkins, Corgan trató de demostrar de todas las maneras posibles que él era en verdad la mente maestra detrás de los Pumpkins, probando suerte con múltiples proyectos alternos e intentos de incursiones al mundo de la literatura, hasta que todos y cada uno de ellos terminaron por fracasar. Finalmente, Corgan terminó por revivir el nombre Smashing Pumpkins en el 2006, primero con una reunión que incluyó al baterista original, Jimmy Chamberlin, hasta que este dejara al conjunto tres años después, y Corgan reclutara a una banda completamente nueva, que incluye a una persona que tenía un año cuando los Pumpkins lanzaron el Gish. Sin embargo, después de varios años de ser criticado por aparentemente todo el mundo (en gran parte gracias a declaraciones increíblemente arrogantes y ególatras), Corgan parece estar recuperando parte de su mojo: este año, el ídolo noventero lanzó Oceania, álbum-dentro-del-álbum de 44 canciones Teagarden by Kaleidyscope, el cual ha sido bien recibido tanto por fans como por la crítica especializada, y con el que se ha embarcado en una gira mundial en la que cuenta con el apoyo de Sean Evans (quien ayudó a producir el espectáculo de The Wall de Roger Waters), con un show lleno de animaciones visuales en tercera dimensión que se rumora es sorprendente. Si te los perdiste en el Coca Zero Fest y en su visita al MTV World Stage, esta es tu oportunidad para por fin ver “Tonight, Tonight”, “1979”, “Cherub Rock” y el resto de los hits. Claro, antes de eso te vas a tener que chutar toooodo el disco nuevo, pero puedes llegar tarde y aun así te toca una hora y medio de concierto. No es lo mismo que ver a los Pumpkins originales, pero es lo más cercano que estarás en probablemente muuucho tiempo –si no es que siempre-.

Por Daniel Díaz y Lucas Vernon

Publicado