0 Me encanta
Guárdalo

Los mejores restaurantes y fondas para oficinistas en la Roma y Condesa

Tienes de dónde: desde changarros y fondas, hasta restaurantes en esta zona del DF tan famosa por su variedad gastronómica.

Foto: Alejandra Carbajal

Aunque no vivas en la Roma o la Condesa, pero trabajas ahí, es imposible que la corriente culinaria no te jale para acá. Aquí te hicimos una selección de lugares para que no te quedes con hambre ni antojo. Si eres de la zona, he aquí una razón más para comer fuera todos los días. 

Lugares para comer en la Roma y Condesa

La Buenavida Fonda

Su éxito, en medio de tantas otras fondas y restaurantes buenos de la zona, es descomunal y con mucha razón: su menú baratísimo, que suele tener un toque gourmet, rara vez decepciona. Esta fonda de comida corrida creativa es uno de los favoritos de quienes viven o trabajan en la Roma (esos que por vestirse de shorts y llevar a su perro al trabajo creen que no son godínez, pero igual están frente a la computadora todo el día). Por lo mismo, recomiendo llegar temprano, a las dos.  El menú del día incluye sopa, pasta o ensalada, plato fuerte y aguas de combinaciones exquisitas, como pepino con limón, uva y sandía, o guayaba con yerbabuena. Si el plato fuerte del día no te hace ojitos, puedes cambiarlo por alguno de los de la carta. En ella, la especialidad son las cemitas poblanas, aunque las enchiladas y los tacos dorados son un deleite seguro. Si lo pides, dan un caldo de cortesía. Conforme la Buenavida se puso de moda y creció el número de gente hambrienta que atender, el servicio, aunque amable, a veces falla. Esto no ha ahuyentado a nadie aún.

Leer más
Roma

Miscelánea El arbolito

Tiendas de abarrotes hay muchas por toda la ciudad, pero ninguna tan bien surtida y con tan buenos tacos de guisado (15 pesos, con arroz o frijoles y doble tortilla; los de rajas con crema y pollo y los de cochinita son leyenda), enchiladas, tostadas de tinga, chapatas y ensaladas para los prudentes. Todo con una notable relación precio-calidad.

Leer más
Condesa

La Cadencia

Esta lonchería que toma a la bicicleta como estandarte es una buena opción de comida saludable y de calidad. Sus dueños, el checoslovaco Pavol Lachkovic y el mexicano Oscar Alexanderson, fomentan con su proyecto tanto una dieta sana como el cuidado del medio ambiente. El menú está creado para satisfacer los deseos culinarios de todos los ciclistas y transeúntes de la ciudad. En él podrás encontrar enchiladas verdes y xiqueñas, pechuga de pollo a la mostaza o esmedregal al axiote. También hay platillos vegetarianos, como el alambre de tofu preparado o el asado de panela con nopales y champiñones bañados en salsa de cacahuate. La especialidad de la casa son los sándwiches, que se dividen en tradicionales y abiertos. Ambos se sirven en pan de chapata artesanal con lechuga, jitomate y aguacate. La diferencia es que los segundos se gratinan con queso manchego orgánico, dando lugar a una especie de molletes abundantes, ideales para estómagos resistentes. Algunas de las combinaciones que se pueden degustar son  pollo al pastor, camarón a la plancha y berenjenas marinadas con queso de cabra. Desde su esquinita en la Roma, esta lonchería rompe con los establecimientos aledaños al contar con una decoración, digamos, ecológica: sus lámparas están hechas de llantas de bici recicladas y de sus paredes cuelgan macetas llenas de plantas y flores. Además, tienen un bici-estacionamiento, una estación de autoservicio mecánico, préstamo de candados y venta de accesorios y refacciones básicas

Leer más
Roma

Romero y Juliana

La suma de una comida corrida a medio camino entre lo tradicional y lo creativo, sana y sabrosa, servida en un local pequeño pero coqueto, te pondrá de buenas para el resto del día. Un ejemplo de su menú: sopa de zanahoria, naranja y jengibre; pescado a la parrilla con poro, aceitunas y alcaparras, ensalada y papa al horno; gelato artesanal y agua de fruta. También preparan platos vegetarianos.

Leer más
Condesa

Wok This Way

Siempre es mejor que tu comida provenga de un wok en llamas, que te llegue bien caliente en su emblemática cajita de cartón encerado. Si te da calor, con una de sus dos ensaladas orientales estás armado. Por uno de sus platillos especiales y una bebida oriental pagas unos $150 pesos; los platillos pueden ser a base de pasta o arroz, o bien, con verduras al dente, huevo y una proteína. De los más pedidos: kung pao especial, agridulce y picoso, con castaña de agua, brócoli y lomo de cerdo, y curry rojo especial con leche de coco, brotes de bambú, champiñón y camarón.    

Leer más
Roma

Comentarios

0 comments