1 Me encanta
Guárdalo

Lugares para escuchar jazz en el DF

Una gran opción para salir de la rutina y abrir tu panorama sonoro y culinario en el Distrito Federal.

Parker & Lenox

Los speakeasies –o al menos los bares inspirados en ellos— aquí siguen emergiendo para sumergirnos en jazz y hedonismo. Uno de ellos es el Parker. Para llegar, primero hay que entrar a un restaurante de una cocina americana llamado Lenox, en la Juárez. Después, hay que cruzarlo hasta llegar a unas puertecillas, abrirlas, y caminar por un pasillo oscuro. 

Leer más
Juárez

Melody Nelson

Recomendado

El piano bar del Mercado Roma recuerda en diseño y arquitectura a algunos speakeasies de Chicago, lo cual es una referencia muy buena. Es un sitio pequeño, de look contemporáneo con guiños a los años 20, en donde da gusto estar. Hay una terraza-recepción, en la que uno puede estar muy cómodo bebiendo, charlando y fumando como chimenea previo a los conciertos. La cartelera, que cambia cada semana, no tiene falla.

Leer más
Roma

Zinco Jazz Club

Recomendado

Este clásico no sólo es una de las principales referencias de jazz en la ciudad sino que es una visita turística casi obligada. Está ubicado en las bóvedas subterráneas de lo que alguna vez fue el Banco de México y aquí han tocado las principales figuras del género. De la carta de comida nuestra favorita es la hamburguesa de portobello. Por el carácter peatonal de la calle no puedes dejar ahí tu moto, y si llevas automóvil será más barato —económica y emocionalmente— dejarlo en un estacionamiento.

Leer más
Centro

Groove

Una de las razones por las que el lugar ha logrado cierta popularidad es su bien equipado bar, en el cual presentan jazz en vivo los miércoles por la noche, así como buenos descuentos en la carta de vinos. La casa tiene una decoración ecléctica con muebles antiguos, extraños objetos que llegaron del pasado a nuestros días y afiches que remontan a otras épocas, llenando de nostalgia cada rincón. 

Leer más
Condesa

El Convite

Aquí se han presentado Blair Latham y Mike Stern, entre otros, y se ha ayudado a producir materiales de diversos artistas. La gastronomía es variada, pero lo que amerita un diez es el risotto de pato ahumado, los ravioles de huitlacoche y el pulpo al ajillo. El salmón cada día se cocina de una manera diferente. La carta de vinos es amplia y hay barra internacional de cervezas. Es un lugar obligado para los amantes y ejecutantes del género.

Leer más
Portales

Pizza Jazz Café

Aquí el silencio es una norma de etiqueta mientas los músicos hacen lo suyo. El dueño del lugar, saxofonista, aprendió a preparar las pizzas de manera autodidacta, tal y como se involucró en el jazz. Éstas tienen nombres de representantes del género y todo es horneado al momento con insumos frescos; de hecho, la albahaca es sembrada aquí. Para beber hay cerveza, refresco y café. También hay algunos postres y discos de proyectos nacionales.

Leer más
Portales

New Orleans Jazz Club

La primera impresión es confusión: parece una cabaña. Los adornos son discordantes, máquinas antiguas de coser, relojes, trompetas de colección, parafernalia de Nueva Orleans y collares del Mardi Gras. Les encanta preparar platos en la mesa, como fondue, crepas suzette, café irlandés o ensalada césar. Esta última es su especialidad, ya que el chef del lugar —dice— es nieto del creador del famoso platillo. Todas las noches hay música en vivo, y la habilidad técnica de los músicos es prácticamente impecable.

Leer más
San Ángel

Café Jazzorca

Es el lugar veterano de la escena, comandado por el músico Germán Bringas. Un cartel iluminado con letras verdes indica el nombre del establecimiento, mientras una pequeña puerta blanca dan la bienvenida. La cantina ofrece cervezas, café y molletes para acompañar. Aquí la música es lo que cuenta, se enfocan en free jazz e improvisación mientras que es en donde se conserva más de la esencia del género.

Leer más
Portales

Comentarios

0 comments