1 Me encanta
Guárdalo

Marcha del Orgullo LGBTTTI en la Ciudad de México

Gays, lesbianas, trans, drags y bisexuales unidos para celebrar la Marcha del Orgullo LGBTTTI 2016 en la Ciudad de México

Foto: Alejandra Carbajal

Todo lo que necesitas saber de la marcha

Guía de supervivencia
Gay y lésbico

Guía de supervivencia

Sobrevive la marcha con las mejores recomendaciones.

Transfórmate
Gay y lésbico

Transfórmate

Travístete en estos lugares para la ir a la marcha.

Shopping
Gay y lésbico

Shopping

Te recomendamos las mejores tiendas para la comunidad.

Baños de vapor
Gay y lésbico

Baños de vapor

Después de recorrer los cuatro kilómetros relájate en estos vapores.

Banderas de la comunidad LGBTTTI
Gay y lésbico

Banderas de la comunidad LGBTTTI

Conoce el significado de las diferentes banderas.

Fotogalería Marcha 2015
Gay y lésbico

Fotogalería Marcha 2015

Recuerda cómo se vivió la edición 2015.

Glosario LGBTTTI
Gay y lésbico

Glosario LGBTTTI

Conoce el significado de las siglas LGBTTTI

Fiestas para celebrar el Orgullo LGBTTTI

Fiesta Bomba Celebration
Gay y lésbico

Fiesta Bomba Celebration

Celebra el orgullo con Dana Paola y María Daniela y su Sonido Lasser

Bananarama, la fiesta del pride
Gay y lésbico

Bananarama, la fiesta del pride

Noche de fetiches

El Top 10 de los mejores bares y antros LGBTTTI en la CDMX

La Purísima
Gay y lésbico

La Purísima

La Purísima podría ser la versión disco del Marrakech. Ante el éxito del “Marra”, como le dicen sus clientes habituales, decidieron abrir un espacio, justo enfrente, mucho más amplio, más oscuro, pensado sobre todo para el baile y los besos en medio de estrobos. Antes de entrar, una espectacular frase enmarcada en luces te da la bienvenida con una instrucción, el único requerimiento para poder entrar: “Pare de Sufrirts!!”. En la Purísima predominan los muros negros con rojos carmesí e imágenes de ángeles más porno que puros; hay muchas más mesas y sillones, y un pódium para que los musculosos strippers hagan de las suyas. Uno de los rincones más graciosos y políticamente incorrectos es la barra, en donde se levanta un muro hecho por destellos de espejos y bustos de la mismísima Virgen de la Inmaculada Concepción, La Purísima. Ni en La Basílica tienen tantas vírgenes con destellos de verdad. Aquí son una realidad esos rayos que lanzan las vírgenes en las estampitas con oraciones al reverso. Aunque, por momentos, ni la Purísima pudo con el milagrito de hacer que los gays se atrevan a escuchar buena música, o al menos alejada del estereotipo cómodo de los últimos años: si bien hay momentos de buen house, lo que terminan por predominar en las bocinas son sesiones no muy novedosas que oscilan entre el circuit y éxitos pop con los que la comunidad LGBTTTI llega al delirio religioso –Gloria Trevi–. El espacio para el baile es también mucho más grande que su hermano de enfrente; p

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Los usuarios dicen
  • 5 de 5 estrellas
Marrakech Salón
Gay y lésbico

Marrakech Salón

De alguna manera, este local cabaret-galería-gay-kitsch-retro-medio-izquierdoso fue el que convirtió a la calle de República de Cuba del Centro Histórico en un destino alternativo a la Zona Rosa. Y lo de alternativo va en serio. Es inevitable que no se escuche a Katy Perry, o que la oferta-demanda rosa que predomina en estos días de empacho de apertura hacia todo tipo de diversidad sexual exija que el dj ponga “La maldita primavera”. Pero, en algún momento, suenan también Radiohead o los Pixies. “Tienen que”, dice Víctor Jaramillo, uno de los propietarios del Marrakech Salón, un antro gay que en cuatro años ha logrado lo que muy pocos clubes gays de la Ciudad de México: hacerse de una personalidad propia, a partir de los estereotipos e incluso uno que otro insulto Hecho en México hacia todo aquello que parezca gay. Aquí la constante es el humor y una colorida capacidad de burlarse de uno mismo, algo no muy común en la comunidad LGBTTTI capitalina, que suele ofenderse por casi todo.  Desde la ubicación se percibe como un club diferente. Se encuentra en una de las calles menos restauradas del Centro Histórico de la Ciudad de México, la de República de Cuba. Conforme las luces exteriores del Marrakech se apoderan de la media noche, la decadencia de los edificios descarapelados que flanquean al Marrakech se vuelve glamurosa y de una estética envolvente. No hay cover, ni cadenas, ni cadeneros que te embrollen la entrada. Sólo un personal de seguridad que se asegura que todo aque

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Los usuarios dicen
  • 3 de 5 estrellas
Tom’s Leather Bar
Gay y lésbico

Tom’s Leather Bar

Puede ser que aquí casi todo es garantía: diversión, tragos, ligues, porno. Incluso sexo. Y es que cuando las cervezas hacen efecto, se tiene que pasar forzosamente por el cuarto oscuro para llegar al baño. No hay de otra. Por si esto les sirve de advertencia. O anzuelo. Se ubica en una cautelosa entrada sobre Insurgentes, poco antes de la esquina con Michoacán. Para muchos es un destino conocido, pero las nuevas generaciones, quizás aquellos que tengan menos de 24 años, podrán reconocerlo por sus puertas plegables tipo cantina norteña. El Tom’s ya se ha ganado el estatus de un antro clásico, sin duda, con una identidad que hasta el día de hoy no ha logrado ser emulada con acierto, ni en el ambiente ni en la cachondería. Único sobreviviente de aquellos clubs de la segunda mitad de los 90 que proponían una opción atrevida y exhibicionista para hombres a los que bailar y comadrear al mismo tiempo no es precisamente su definición de ser homosexual, como lo fueron el mítico Taller, en Florencia, o La Estación, en Londres, en la Zona Rosa.  Por dentro es una bóveda con un techo intensamente elevado y vigas de tipo gótico. La decoración recuerda algún set de Gladiador de Ridley Scott en penumbras y con sugerentes pinturas de hombres dentro de marcos dorados, además de otras ilustraciones. De la parte alta derecha cuelgan varias banderas. La iluminación es a base de lámparas a media luz y velas en candelabros. Está distribuido a manera de corredor con dos barras para servir trag

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Los usuarios dicen
  • 4 de 5 estrellas
Kinky
Gay y lésbico

Kinky

Vayan haciéndose a la idea de que todo lo que sabían del Lipstick, el antro que hiciera de Amberes la calle más agitada del reventón gay de la Zona Rosa, habrá que guardarlo en el cajón de los buenos recuerdos. Renovarse o morir dirían los clásicos. Los dueños del Lipstick sí hicieron caso de tal sentencia y hoy ese edificio abre sus puertas bajo el nombre de Kinky. Un frecuente defecto con los clubes defeños es que a veces le llaman “remodelación” al mero acto de cambiar el color del tapiz de los sillones. Listo: la remodelación está servida para justificar un cover más caro. Por fortuna, no es el caso de Kinky. Si bien han colgado una pequeña pantalla de plasma (en la fachada sobre la acera de Amberes), sólo es suficiente ir a la planta alta para percatarte de que has entrado a un local totalmente nuevo. Lo que antes era una dispersión de sillones y esferas donde predominaba el rojo, se dividió en dos áreas. En la primera colocaron tarimas en las que descansan mesas recubiertas de colores rústicos. En las paredes cuelgan imágenes alusivas al tarjetero típico de la lotería mexicana, pero con referencias a la cultura urbana de la identidad gay, como un cuadro dedicado a “el Chichifo”. La otra mitad, dividida por mamparas de cristal, tiene un pequeño y coqueto karaoke que recrea las sensaciones de cabaret. Sin duda, supieron sacarle provecho al espacio y la ventajosa vista a Reforma, pues la sensación de estar en un lugar más amplio es evidente. También la terraza ha sid

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Los usuarios dicen
  • 3 de 5 estrellas
Spartacus
Gay y lésbico

Spartacus

Un auténtico clásico vintage de las periferias capitalinas.

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Dirty Bar
Gay y lésbico

Dirty Bar

¿Se acuerdan del Lolipop, este bar del que ya no se esperaba nada porque siempre era lo mismo? Se renovó y viene con un concepto que engloba la jotería y esa “masculinidad” que podemos encontrar en los bares de vaqueros. El canta bar El Burdelito quedó intacto para que los amantes de los palomazos sigan acudiendo a desgarrarse la garganta. Las renovaciones comienzan en el primer piso donde ahora hay luces electrónicas en el techo, pero el concepto de pop sigue distante mientras el dj haga mezclas extrañas quitándonos nuestras partes favoritas de los éxitos poperos. El tercer piso, a diferencia del resto del inmueble, realmente tuvo un cambio de estilo, iniciando porque por fin se les ocurrió quitar esas molestas plantas que en lugar de ambientar te provocaban cosquillas mientras bailabas. También ampliaron el área de fumar convirtiéndolo en un balcón de dimensiones decentes, que seguro los amantes del tabaco apreciarán. En cuanto al giro temático, el piso de madera dio justo al clavo para dar el gatazo de masculinidad vaquera. Una tarima pequeña que no da mucho espacio para lucirte y en cambio ofrece comodidad para el show gogo fue un acierto, pero la música femenina rompe con esta temática. Bailar con Britney Spears o alguna otra rubia con coletitas no es precisamente una fantasía vaquera. Este cambio revitaliza el bar para seguir siendo una de las mejores ofertas para una noche de fiesta con amigos o con la pareja, ya que los precios, aunque subieron casi nada, siguen s

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Los usuarios dicen
  • 5 de 5 estrellas
Nicho Bears & Bar
Gay y lésbico

Nicho Bears & Bar

En el argot gay se conoce a un sector masculino de la comunidad como los osos: aquellos que optan por las barbas, las pancitas macizas y el look de leñador canadiense como una forma de asumir la homosexualidad, sin que esto sea una condición para abandonar rasgos del macho más cliché y fortachón. Esto es una realidad en muchos países pero no necesariamente en México, donde se suele confundir a osos con obesidad mórbida. En la capital, los que se asumen como osos y aquellos que gustan de estos tienen su propio refugio: un espacio en la calle de Londres que se asemeja bastante a una cueva para osos, pues se trata de un amplio pasillo cuyas paredes están tapizadas de ilustraciones de hombres robustos, y que se hace cada vez más profundo, aunque no necesariamente más cachondo. La música son éxitos pop en español y en inglés, la cerveza cuesta 30 pesos y son famosos sus viernes de karaoke. Sin embargo, puede ser que muchos se lleven una pequeña desilusión, sobre todo cuando el karaoke está en su clímax, y es que ver a un hombre barbón cantando los éxitos de Paquita la del Barrio no es precisamente una actitud muy masculina. No obstante, aun así el ambiente es divertido. No hay cover y las chicas no entran.

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Los usuarios dicen
  • 4 de 5 estrellas
Sodome
Gay y lésbico

Sodome

A principios de 2013, este sauna gay sufrió un asalto que acarreó un par de contratiempos. Después de su reapertura, algo cambió para bien. El Sodome sigue siendo ese espacio de hombres con tan sólo una toalla atada a la cintura y sandalias (a veces ni eso). Hay cosas que no se pueden controlar cuando decenas de hombres gays desnudos andan del vapor al laberinto oscuro (que se encuentra en el segundo piso). Pero la convivencia se ha relajado bastante, casi a niveles hippies. El Sodome se ha convertido en una muy buena opción que incluye muchas actividades: pueden bailar en el lobby (cuentan con DJs que se lucen los días de las fiestas temáticas mensuales, el último viernes de cada mes), conocer hombres en la barra, sudar en cualquiera de los vapores y baños turcos o entrarle a las emociones fuertes que suceden en el laberinto oscuro y en el cuarto de espuma, en donde la frase “se me cayó el jabón” va en serio. Dado el tipo de local, no queda más que agradecer su constante vigilancia por mantenerlo siempre limpio, en orden y procurando que los clientes lo pasen bien sin excederse. La entrada ronda entre los 200 y los 250 pesos dependiendo del día de la semana y los tragos arrancan de los 40 pesos (cervezas) hasta los 80 pesos (bebidas nacionales, internacionales y cocteles). Por si se lo preguntaban, sí, han reforzado la seguridad tanto del lugar como de la zona para garantizar la integridad de los clientes a cualquier hora.

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Los usuarios dicen
  • 4 de 5 estrellas

Dónde comer después de la Marcha del Orgullo LGBTTTI

Restaurantes y cafés en el Centro
Restaurantes

Restaurantes y cafés en el Centro

Restaurantes y cafés en Zona Rosa
Restaurantes

Restaurantes y cafés en Zona Rosa

Rostros de la comunidad LGBTTTI en la CDMX

Yolanda
Gay y lésbico

Yolanda

La (seudo) drag más famosa del DF

La Kikis
Gay y lésbico

La Kikis

Standupera

Pepe & Teo
Gay y lésbico

Pepe & Teo

El dueto más famoso de la comunidad LGBTTTI

Roshell Terranova
Gay y lésbico

Roshell Terranova

Ella es una institución en cuanto al transformismo en la ciudad de México

Ver más rostros LGBTTTI de la CDMX

Más para la comunidad

Trans
Gay y lésbico

Trans

Entre los diferentes tonos que tiene la comunidad LGBTTTI, se encuentran los transgénero, quienes poco a poco va ondeando cada vez más alto su bandera en la ciudad.Desde el 2009, la Ciudad de México ofrece el trámite de reasignación de sexo genérico. En esos días, éste se realizaba por medio de un juicio que tardaba hasta seis meses y llegaba a costar casi 80 mil pesos. En ese proceso se determinaba si los solicitantes podían ser candidatos para la reasignación.Desde febrero del 2015 se modificó el trámite para hacerlo más ágil. Se eliminaron las pruebas en las que se debía determinar el nuevo género.Para llevar a cabo la reasignación legal, sólo se debe acudir a cualquier registro civil y cumplir con los siguientes requisitos:- Ser mexicano.-Tener 18 años o contar con un tutor.- Acta de nacimiento.-Nombre solicitado.-Solicitud completa. (Se entrega en el registro civil).-Identificación oficial.-Comprobante de domicilio.

Osos
Gay y lésbico

Osos

Conoce los mejores lugares para los amantes de los maduros barbones con barrigas peludas ¡Woof! Entrevistas Entrevista con Adrián Garfias Se cree erróneamente que ser gay significa pretender ser una mujer. A pesar de que muchas personas juegan con los roles de género, existen otros tantos que prefieren las tres "F": feo, fuerte y formal. Adrián Garfias nunca imaginó que un viaje a San Francisco, en 1997, cambiaría su estilo de vida y, sobre todo, le daría la oportunidad de crear BearMex, una productora de eventos para osos. La comunidad de osos está formada por varones que no se apegan a los estándares televisivos de modelos delgados y afeminados, poseen un aspecto masculino, complexión grande, con barba y pelo en pecho, aunque claro, siempre existen variantes. Adrián se sintió identificado por este estereotipo, adentrándose poco a poco en el mundo bear. "Un amigo me invitó al Club de Osos Mexicanos y me interesó conocer más. Era el inicio de internet y encontré información de los códigos, la bandera y los nombres que se utilizan entre la comunidad", afirma Garfias. Como este club subsistía por la buena voluntad de sus miembros, quienes dedicaban su tiempo libre para organizar las actividades y eventos, tristemente desapareció. Muchos integrantes se quedaron sin un espacio donde convivir con otros osos. Los hombres con pelo en pecho, look de leñador y grandes músculos agradecen que haya un espacio para encontrarse con su comunidad. Fuimos a la cueva del oso para platicar con

Leather
Gay y lésbico

Leather

Leather Extreme Nights Después de saludarnos, hubo unos segundos de incómodo silencio. "¿Traes tu código de acceso?", le pregunté al Fer. Desembolsó un smartphone de su pantalón y presionó el icono de un sobre. Creo que clavó la mirada sobre la pantalla más tiempo de lo que yo esperaba. "Justo en la mañana lo chequé, no creo que lo haya borrado... Ah, aquí está". Nos encogimos de hombros y nos reímos como si escucháramos un chiste. Nos vimos en una de las esquinas más turísticas de la Ciudad de México, con vista al Ángel de la Independencia. Fernando y yo llegamos casi al mismo tiempo, justo a la medianoche. Estaba excitadísimo. No sólo por las intensas expectativas, sino porque hacía muchos meses, quizás más de 18, que no veía al Fer por causa de esos celos irracionales que suelen nublar el sentido común de los gays. Un hombre encargado de controlar la seguridad de la entrada revisó nuestras mochilas. No pueden entrar mujeres. Una vez dentro, la tradición del barrio se transforma de inmediato en otra leyenda, una de arneses de cuero, gorras de piel tipo policía y botas industriales, la indumentaria icónica de la cultura gay leather instaurada por Rob Halford en los conciertos de Judas Priest (aunque luego fuera fusilada por los bobalicones Village People). Foto: Roberto Beltrán Es difícil que los vasos sanguíneos no se dilaten a la velocidad de la Fórmula 1, cuando pones un pie en el vestíbulo decorado con cortinas blancas y luces tenues, mientras la música electrónica some

Lesbianas
Gay y lésbico

Lesbianas

Te recomendamos las mejores opciones para el disfrute de la comunidad lésbica en la ciudad Cine La vida de Adèle En 2010, el director y guionista Abdellatif Kechiche tuvo un contratiempo con su película Vénus noire, debido a que las distribuidoras de Estados Unidos y Gran Bretaña la encontraron demasiado delicada para exhibirla. Después de esa experiencia, cualquier director cambiaría de rumbo hacia un terreno menos incómodo, pero no Kechiche. La vida de Adèle es el regreso más provocador que pudo haber tenido, y con ello entregó la mejor película de su carrera. No hay algo novedoso o atrevido en una historia sobre el paso de la adolescencia a la madurez, ni sobre el surgimiento y el fin de un romance, pero el punto de vista despreocupado de Kechiche sobre el deseo juvenil es poco común en su madurez emocional. Nuestra heroína, Adèle (una estupenda Adèle Exarchopoulos) comienza la película como una estudiante de secundaria precoz y termina como una mujer adulta, aún con mucho que aprender acerca de sí misma. Cuando cumple 15 años nota que algo anda mal en su vida amorosa. Un chico de su escuela está loco por ella, pero ella simplemente no consigue dejar de pensar en la ocasión en que se topó en la calle con Emma (Léa Seydoux), la estudiante de arte de pelo azul. Las chicas se vuelven a ver en un bar de lesbianas y el amor florece de inmediato. A diferencia de muchas películas con temas homosexuales que se centran en la salida del clóset como la experiencia gay definitiva, La

Mostrar más

Comentarios

0 comments