Arte que no harta

A continuación tres piezas de arte que casi nadie valora, quizá porque están a la vista de todo el mundo
Por Jorge Pedro Uribe |
Advertising
La Osa Mayor

Escultura La Osa Mayor, de Mathias Goeritz

Tan desconocida como los vitrales que hizo para la Catedral Metropolitana resulta esta pieza que recuerda a las Torres de Satélite y que fue construida a propósito de los Juegos Olímpicos de 1968. Está afuera del Palacio de los Deportes, en la esquina de Añil y Churubusco, en Iztacalco.

Mercado Abelardo L. Rodríguez

Los murales del Mercado Abelardo L. Rodríguez

En República de Venezuela 72, en el Centro, está el mercado más moderno de la ciudad, al menos así se le consideró en 1934, cuando se inauguró. Destacan los murales que pintaron 10 alumnos de Diego Rivera, cuatro de ellos extranjeros. Recientemente el gobierno local los restauró y, sin embargo, siguen sin ser conocidos por el gran público. Son muy bellos.

Advertising
La región más transparente

La novela La región más transparente, de Carlos Fuentes

Todos la mencionan, pero cada vez menos jóvenes se interesan en esta novela tan esencial a la hora de comprender a los personajes del siglo XX defeño que tanto se parecen a los de ahora, ¿o no?

Advertising