La fotógrafa que baila

Divide sus pasiones entre la cámara y las zapatillas. Ella es Jacqueline López, un talento al que hay que seguirle la pista
Jacqueline López
Cortesía Jacqueline López
Por Isabel García |
Advertising

Una mente creativa en un cuerpo inquieto es una combinación brutal. Cuando estas dos aptitudes se conjugan en disciplinas artísticas como la fotografía y la danza, resulta una artista como Jacqueline López.

A pesar de que se refiere a ella misma como una "artista indefinible", se ha convertido en una de las presencias más importantes dentro del medio dancístico contemporáneo.

Sus 18 años en la Compañía Nacional de Danza (CND) hacen inevitable que su motor principal de creación sea el cuerpo y su movimiento. Es bailarina, coreógrafa y fotógrafa de danza.

Se alimenta de lo que ve, lee y escucha; las ideas se le quedan en algún lugar de la mente y brotan de manera más sensorial.

Después de su retiro como primera solista de la CND, se hizo más presente en la escena contemporánea. Colaboró y creó obras como Mutrance, un work in progress o la trilogía compuesta por las obras: Morbid Anatomy, Fainted y Memoria Endémica, del coreógrafo mexicano Ángel Rosas. Jacqueline es un talento defeño que amamos: una bailarina que baila hasta con la mirada detrás de una cámara.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com