Territorio ideal. José María Velasco, perspectivas de una época

Arte, Pintura
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
  • 5 de 5 estrellas
(1Crítica)
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte)
1/10
Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte

Peasco del cerro de Santa Isabel, de José María Velasco

 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte)
2/10
Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte

Vista de Guelatao

 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte)
3/10
Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte

Valle de México desde el molino del Rey

 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte)
4/10
Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte

El Valle de México desde el cerro del Tenayo

 (Foto: Cortesía del Museo Nacional de Arte)
5/10
Foto: Cortesía del Museo Nacional de Arte

Cañada de Metlac

 (Foto: Cortesía del Museo Nacional de Arte)
6/10
Foto: Cortesía del Museo Nacional de Arte

Antesacristía del Convento de San Francisco

 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte)
7/10
Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte

El puente de San Antonio en el camino de San Ángel junto a Panzacola

 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte)
8/10
Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte

Bahía de la Habana

 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte)
9/10
Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte

Pirámide del Sol en Teotihuacán

 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte)
10/10
Foto: Cortesía Museo Nacional de Arte

Catedral de Oaxaca

Hubo un tiempo en que viajar era una proeza (no precisamente por subirse al Metro). La geografía nacional complicaba las travesías y los trayectos se realizaban en semanas. El pintor José María Velasco (1840–1912) fue testigo de esa época y, a través de sus trazos, nos legó un testimonio.

Ahora, el Museo Nacional de Arte nos ofrece un paseo por la visión idílica de uno de los artistas más representativos del siglo XIX en México. En Territorio ideal. José María Velasco, perspectivas de una época se exhiben más de 103 piezas que incluyen, además del trabajo del pintor mexiquense, a otros paisajistas como Pedro Gualdi y Eugenio Landesio.

El recorrido inicia con vistas a un México rural, cuyos espacios habitados aparecen como pequeños pueblos, incluso la Ciudad de México es una estampa de hombres a caballo y mujeres con rebozo.

La sala que lleva el nombre del paisajista nos reencuentra con algunas de sus obras más conocidas. ¿Recuerdas el paisaje con un tren del libro de cuarto de primaria? Está aquí, frente a nosotros, en gran formato, también encuentras la pintura de una Alameda Central más bucólica que citadina.

Velasco destacó en su tiempo por crear paisajes que forjaron la idea de cómo era México para los europeos, la cual prevaleció durante un siglo más. Su pieza Vista del Valle de México desde el cerro de Santa Isabel fue presentada en la Exposición Universal en París, Francia, en 1889, y ahora podrás verla aquí.

El Munal es el espacio que resguarda la colección más grande de Velasco (más de 190 obras en su acervo), así que será una grata sorpresa encontrar estudios e ilustraciones de botánica, zoología, medicina y geografía realizadas por él. Indudablemente esta exposición es una forma de viajar en el tiempo.

Por Magdalena Carreño

Publicado

Average User Rating

5 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:1
  • 4 star:0
  • 3 star:0
  • 2 star:0
  • 1 star:0
LiveReviews|1
2 people listening
roberto d

Una gran exposición del que es posiblemente el mejor paisajista mexicano del siglo XIX, pero no solo paisaje, sino también su aportación como naturalista y a la ciencia de aquellos años.  Además hay magnificas obras de otros grandes artistas de su tiempo, como Eugenio Landesio, Luis Coto.  Me sorprendió ver la calidad de los trabajos de pintores y escultores mexicanos del siglo XIX, varios de ellos no muy conocidos y tambien un gran colección de artistas mexicanos del siglo XX y novohispanos.  Enmarcados en un museo que arquitectónicamente es una belleza. La tienda del museo, muy buena, con libros de arte de gran calidad y souvenirs de bueno gusto, a un costo accesible y  originales.  Las visitas guiadas te permiten conocer y apreciar mas las obras, además de que son amenas e interesantes. Por todo eso, le doy cinco estrellas a la exposición en sí, y al museo en general.