30 años del Museo Mural Diego Rivera

Arte
30 años del Museo Mural Diego Rivera
Foto: Alejandra Carbajal

“La composición son recuerdos de mi vida, de mi niñez y de mi juventud y cubre de 1895 a 1910. Los personajes del paseo sueñan todos, unos durmiendo en los bancos y otros, andando y conversando”, pronunció Diego Rivera tras la realización, en 1947, del mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central.

Este emblemático mural fue colocado en el salón comedor Versalles del Hotel del Prado, pero tras el terremoto del 19 de septiembre de 1985, el edificio sufrió muchos daños irreparables, por lo que el mural tuvo que ser trasladado. Con 35 toneladas de peso, en diciembre de 1986 se logró su traslado a lo que entonces se conocía como el estacionamiento del Hotel Regis, ahí se inició la construcción de su nuevo hogar, el Museo Mural Diego Rivera, inaugurado en 1988.

Compuesto por tres secciones, en las que se hace un recorrido a lo largo de la historia de México, es una de las obras más representativas de Rivera. En su primera parte, Rivera plasmó la conquista y la época colonial, pintando a personajes como Sor Juana Inés de la Cruz y Hernán Cortés. Continúa por la Independencia, las intervenciones extranjeras y la Reforma: En el centro se muestra a un Diego de nueve años de edad y detrás a Frida Kahlo; a su lado, sujetando la mano del artista, también podemos ver a la catrina, creada por José Guadalupe Posada. En la tercera sección, Rivera ilustra los movimientos campesinos y la manera en que se desarrolló la Revolución Mexicana; retrata a campesinos maltratados y el sueño de la justicia.

La celebración de los 30 años de este reciento trae consigo una serie de actividades especiales. Inicia con una exposición fotográfica Testimonios de un mural. 30 años del Museo Mural Diego Rivera, una muestra con 52 imágenes que reflejan el proceso creativo del artista durante la creación de su obra, así como la evolución de la alameda a través de estas tres décadas, la construcción del Hotel del Prado, el traslado de la obra hasta su sitio actual tras los terremotos de 1985 y la apertura del recinto.

Además de esto, se imprimirá un boleto conmemorativo del transporte colectivo metro y se llevarán a cabo periódicamente conversatorios, presentaciones de documentales y resultados de investigaciones que girarán en torno al contexto histórico, político y social del famoso mural.

Por Eduardo Ávila

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening