Dinge und Undinge (o las formas de las cosas)

Arte, Arte contemporáneo
Recomendado
4 de 5 estrellas
Dinge und Undinge (o las formas de las cosas)
Foto: Cortesía Proyectos Monclova y Julius Heinemann

Time Out dice

4 de 5 estrellas

¡Aviso amistoso! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, checa que los eventos siguen en pie.

Para el momento en el que escribo estas líneas ya he visitado la exposición Dinge und Undinge (o las formas de las cosas) en dos ocasiones, y cada visita fue una experiencia totalmente distinta de la otra, pues enfoqué mi atención en otros objetos y lo que inspiraron en mí fue inusual. Por ello, puedo decir que para apreciar la obra de Julius Heineman la palabra clave que hay que tener en mente es “percepción”, ya que el artista alemán se interesa en identificar a esta como el vínculo entre el sujeto y la realidad, y por tanto, identificar cómo los seres humanos significamos las cosas y los objetos.

El título de la muestra, que puede traducirse como “cosas y no cosas” hace referencia a la totalidad, a lo que es objeto y lo que no, lo que cabe dentro de un significado frente a todo lo demás. Heineman asegura que esta exposición es como poesía, pues "es capaz de hacer sentir cosas distintas a cada persona". Dinge und Undinge (o las formas de las cosas) es un viaje único en el que la historia personal y el entorno social y cultural en el que nos formamos determinan la forma en que dotamos de significado a lo que observamos. 

La obra, que mezcla instalación con pintura y objeto, es un juego constante de luces,  colores, formas, profundidades y reflejos que igual te recuerdan a una canción que a una película, o tal vez a una memoria de tu infancia. Las posibilidades son infinitas y diversas, como los propios individuos; por esta razón no hay una guía de visita. Eso sí, recuerda que nada es accidental, y que requieres de una actitud perceptiva para contemplar al vacío y llenarlo de significado.

Por Samantha García

Publicado

Detalles

También te puede gustar