El chivo expiatorio: Sida + violencia+ acción

Arte
3 de 5 estrellas
El Chivo Expiatorio
Cortesía: Museo de la Ciudad de México

A pesar de que en todas las clases de educación sexual durante la adolescencia se habla de enfermedades de transmisión sexual, y especialmente del VIH/SIDA, aún existe un tabú dentro de la sociedad para hablar no sólo de cuáles son los factores de riesgo, sino de cómo enfrentamos el problema y del trato que damos a las personas que tienen esta enfermedad.

Es por ello que El chivo expiatorio: Sida + violencia + acción una colaboración del Centro Cultural Border y el Museo de la Ciudad de México es tan pertinente, ya que no sólo vuelve a abrir la discusión sobre la crisis epidemiológica que representa esto, sino que también cuestiona las posturas puritanas y clasistas que algunos grupos adoptaron, y que fomentan la discriminación y la creación de prejuicios sobre clase, género, raza, orientación sexual y adicciones.

Esta exposición, que es primordialmente una denuncia, presenta el trabajo de 17 artistas y activistas que se visibilizan como VIH positivo y que utilizan murales, instalaciones, videoarte y documentos para examinar la gestión que México realiza fruente al SIDA. Para ello, las problemáticas se analizan desde tres ejes: Afectividad, Cuerpo y sexualidad, y Tres espacios de acción: institucional, comunitario y personal. Entre los artistas participantes se encuentran Ilsa Aguilar, Jonathan Amado, Valentin Arcadio, Jorge Bordello, Vycktorya Letal LaBeija, Eli Moon, Fernando Osorno, Darwin Petate, Orgy Punk, Manuel Solano y Sebastián Solórzano. 

La diversidad de formatos expuestos permite observar un mismo problema desde diversas aristas; tenemos denuncias de la violencia ejercida por la iglesia católica y grupos conservadores contra las persona que viven con VIH hasta un análisis de la presencia de esta enfermedad en grupos vulnerables como las mujeres migrantes, las trabajadoras sexuales, los grupos indígenas y las personas trans. Es necesario prestarle mucha atención a los textos curatoriales, ya que la primera impresión de algunas obras pareciera una lectura superficial. Esto hace que la exposición se vuelva un poco tediosa, pero si vas con el mejor ánimo, seguro aprenderás mucho.

Se trata de una parada obligatoria para repensar el carácter social del VIH/Sida en México y la necesidad de construir puentes que eliminen los discursos homo y transfóbicos, clasistas y racistas, y que generen acciones de resistencia. 

Por Samantha García

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening