1 Me encanta
Guárdalo

Laura & Dino, de Alberto Montt

A propósito de su nuevo libro, platicamos con el ilustrador chileno sobre lo que representan sus personajes Laura y Dino

Foto: Time Out México

Fue en 2006 cuando Alberto Montt inició su blog Dosis diarias del cual surgieron un sin número de personajes que hoy deleitan a sus seguidores. De entre las cotidianidades que ha ilustrado se encuentran las conversaciones de una niña y un dinosaurio: Laura y Dino.

La pizza, Papa Noel, la hora de dormir, la muerte, los lazos entre niña y dinosaurio… Los temas son infinitos al igual que la sabiduría que emana de la inocencia de estos dos personajes de Montt.

Originalmente, Dino era un muñeco de infancia que tenía su hija; sin embargo, ese personaje se ha convertido en un alter ego del caricaturista para transmitir lo que surge de la relación padre-hija. Todas las viñetas de Laura & Dino surgen de pláticas reales con una niña de cinco años y lo que para él pretendía ser “un documento de infancia”, terminó como “una carta de vida”.

Alberto Montt nos contó un poco sobre estos personajes y lo que significan para sus lectores.

¿Cómo se "conocieron" Laura y Dino y por qué decidiste ilustrar estas conversaciones?
Se conocieron hace siete años, cuando el dinosaurio se enteró, mientras tomaba una ducha, que Laura iba a llegar. Fue un impacto meteorítico. El dinosaurio no pudo salir de la ducha durante dos horas.

¿En qué momento te diste cuenta de que Dino eras tú y qué representó para ti?
Fue pronto, como a la quinta viñeta. Fue extraño ponerle mi voz a un muñeco, pero al poco rato me di cuenta de que eso era lo que quería hacer desde el principio y no solamente registrar la vida de Laura. Quería tomarle polaroids a nuestra vida juntos. Quería capturar cada frase en un frasquito al que pudiese echar mano toda la vida.

¿Por qué crees que estas historias cotidianas de una niña de cinco años tengan tanto impacto con un público de todas las edades?
Porque la relación padre e hijo es universal, incluso la inexistencia de esa relación es una relación. Es fácil sentirse identificado porque ambos personajes son personas reales. Son conversaciones que todos tenemos, hemos tenido o tendremos, y eso se intuye.

¿Qué opina tu hija sobre Laura & Dino?
Tiene la misma actitud que cuando mira sus fotos o sus videos. Siente que es un registro de un momento que ella vivió. Eso le provoca, obviamente, toda una gama de emociones que van desde la risa al pudor máximo. Cuando ve a alguien leyendo el libro, trata de hacerse la desentendida, pero está pendiente de los gestos y las reacciones. Yo, para molestarla, le digo que son las historias de una niña llamada Sofía. Ahora sabe leer, entonces no me resulta.


Foto: Cortesía Random House Mondadori

¿Qué han significado estos personajes en tu trayectoria como ilustrador?
Siento que han sido el espacio más liberador en mi vida ilustrada. Y creo que es porque dejo de lado el sarcasmo y me entrego sin miedo a la emoción pura de ser padre y tener algo cerca tuyo que es muchísimo más importante que tú y que, hasta cierto punto, debes tratar de entregarle herramientas para que encontre la felicidad.

Mafalda, Matilda, Laura... ¿por qué crees que las niñas son protagonistas frecuentes de la historieta latinoamericana? 
Quizá tenga que ver con esos modelos de mujer con que fuimos criados. Esa fuerza histórica en figuras como Frida (Kahlo), Evita (Perón), Mercedes Sosa o la madre que saca adelante una familia en una sociedad con muy poca igualdad de género y remando contra un machismo recalcitrante.

¿Qué ha significado para ti el apoyo de Liniers?
Lo conocí en calidad de fan. Obviamente en esos primeros años lo sentí como una validación. Luego me echó una mano en este mundo raro del cómic. Me invitó a su círculo de amigos y contactos y ha servido como guía en varios aspectos de mi carrera de una forma muy generosa. Es una persona a quien admiro y quiero.

Alberto Montt, Laura & Dino. Reservoir Books, 2017.

Comentarios

0 comments