Museo de Arte Carrillo Gil

  • Arte
  • San Ángel
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Museo de Arte Carrillo Gil
Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Todo buen mexicano conoce, o por lo menos debería conocer, la obra de los llamados “tres grandes” de la pintura y el muralismo del Siglo XX. Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros son piedra angular del desarrollo del arte pictórico en nuestro país y sus famosos murales han sido por décadas recordatorios de nuestra historia y símbolo de nuestro patriotismo.

Pero no todo en la historia de estos maestros son pinturas monumentales ni famosas piezas invaluables. Entre su vasta obra se encuentran pequeñas joyas que muy poca gente ha tenido el gusto de observar. Litografías, dibujos a lápiz, grabados en metal y acuarelas pequeñas son también una gran parte de la historia cultural mexicana del siglo pasado. Esto lo sabían don Álvar Carrillo Gil y su esposa doña Carmen al iniciar una colección de arte mexicano poco conocido.

Es impresionante entrar a un pequeño edificio de tres pisos, de una arquitectura moderna excelente y toparse con firmas mexicanas que se codean con las de maestros colosales en los mejores museos del mundo. La colección del MACG consta de mil 775 piezas, de las cuáles mil 417 pertenecieron a la familia Carrillo Gil hasta su donación al gobierno federal en 1974. Muchos otros autores se suman a los antes ya mencionados y contribuyen con otras obras que describen el día con día de la sociedad mexicana durante los últimos 200 años.

Para rematar, el museo ofrece diversas exposiciones temporales de artistas emergentes con el propósito de divulgar nuevas formas de ver el México contemporáneo. Sin duda el MACG es una pequeña joya invaluable, bien guardada en el corazón del sur de la Ciudad de México.

Escrito por José Jasso

Detalles

Dirección
Revolución 1608
San Ángel
México, DF
01000
Transporte
Metrobús Altavista
Precio
$45, domingo entrada libre.
Horas de apertura
Mar-dom 10am-6pm

Qué ocurre

Tiempo compartido y Pos’ se acabó este cantar

  • Arte contemporáneo

La reapertura de nuestros espacios culturales ha sido un gran alivio para los amantes del arte y quienes disfrutan de experiencias fuera de lo común, eso sí, manteniendo las medidas sanitarias que exige la nueva normalidad. Ante todo esto, lo más interesante es que pocas veces verás a los protagonistas de las galerías igualmente emocionados que tú, ya que ellos también esperaban esta reapertura, por eso recintos como el Museo Arte Carrillo Gil (MACG) han traído propuestas que celebran la oportunidad de vivir el arte a flor de piel.  Al visitar el museo notarás que hay cuatro proyectos diferentes, entre ellos se encuentran los colectivos Kashé & Shirotta, No hacer nada y Red de reproducción y distribución (RRD), convergiendo en la sala principal del recinto bajo la propuesta Tiempo compartido. Según Mauricio Marcin, el curador en jefe, explica que “se trata de un experimento que busca acercar al público a los procesos artísticos desde su concepción y no solamente a través de los objetos artísticos terminados y auráticos”. Para que te des una idea, Kashé & Shirotta es una pareja de artistas que une diferentes técnicas en un mismo espacio, como la confección de prendas, dibujos, instalaciones, performance, videos y más.  Esto no es todo, ya que el museo ha puesto la línea curatorial MACG Presenta, el cual está orientada a exponer proyectos inéditos de artistas emergentes de hasta 30 años de edad. En este espacio se expondrá Pos’ se acabó este cantar, de Ana Segovia, quien reinte

Publicidad
También te puede gustar