Billar Inn

Bares y cantinas, Billares San Ángel
  • 3 de 5 estrellas
1 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/7
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/7
Foto: Alejandra Carbajal

Cuando un profesional juega billar y uno lo observa se nota la estrategia, la paciencia, la técnica y la decisión. Es un pasatiempo que muchos toman muy en serio: “no es atinarle a un punto en especial de la bola blanca, como muchos piensan, hay muchísimas cosas que están pasando en la mesa y cualquier descuido te puede costar el juego”, me dijo Alberto Fragoso de 22 años, con una expresión grave y después de platicarme que en sus vacaciones puede pasar hasta 80 horas a la semana jugando al billar. Como él, llegan a Billar Inn muchos deportistas con el espíritu hambriento, sediento y competitivo.

Conocí a Alberto en este billar de San Ángel, uno de los más clásicos y en donde acuden desde los más “pros”, de varias generaciones, hasta simples mortales. A fin de cuentas es un deporte divertido y que parece fomentar la integración de los grupos y el trabajo en equipo.

Billar Inn es un espacio grande, parecido a una bodega con el techo laminado y elevado. Tiene 12 mesas para jugar billar (pool y carambola) y otras en donde puedes sentarte a comer, beber o echar una partida de ajedrez. La iluminación es tenue, pero lo suficientemente gentil con el ojo del billarista.

Si vas un viernes, cuando organizan sus noches de pool y carambola, el ambiente se siente muy profesional, pero también estamos los que sólo queremos una cerveza con clamato y una hamburguesa con papas. Después terminarás tomando algunas lecciones de billar en el área de mesas.

Haz equipo con tus amigos y ven un sábado que hay menos gente (según me contó Alberto), aquí encontrarás a otros competidores para que apuesten unas frías. Sólo asegúrate de equilibrar el asunto entre los que saben y los que no, sino, pasarás vergüenza.

Cuando el lugar está lleno el servicio puede ser un poco lento, pero puedes acercarte a la barra de snacks y volverte loco con las botanas: nachos, salchipulpos, dedos de queso, aros de cebolla, nuggets, tiritas de pescado, o unas papas a la francesa con queso y salsa, para aguantar otra cerveza como un campeón. Ahora, si quieres algo más en forma pide unas alitas de pollo, son tiernas y con una salsa que sabe entre barbecue y buffalo, te las recomiendo para que te embarres deliciosamente las manos y la cara.

Para los asiduos billaristas como Alberto, este bar deportivo tiene unos horarios de ensueño para que vengas a jugar de am a pm los 7 días de la semana con equipo profesional. Si no tomas alcohol hay malteadas, limonadas y frappés. Hay pantallas para ver los partidos de futbol (soccer o americano), así se les da gusto a todos. La falla que le encontré a Billar Inn es que no hay promociones en bebidas o paquetes y luego, en este tipo de bares, hace falta un cubetazo o un combo. En fin, está bien ubicado, el ambiente es muy bueno, es económico y dedicado a la religiosidad del deporte del pool. 

Por Bernardo Robredo

Publicado

Nombre del lugar Billar Inn
Contacto
Dirección Madero 6
San Ángel
México, DF
01000
Horas de apertura Lun-jue 11am-11pm, vie 11-12am, sáb 12pm-12am, dom 12-10pm
Transporte Metrobús La Bombilla
Precio Consumo promedio por persona $200

You may be interested in:

LiveReviews|0
1 person listening