The Wolf Cave

Bares y cantinas Anzures
  • 3 de 5 estrellas
2 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Roberto Beltrán)
1/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
2/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
3/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
4/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
5/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
6/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
7/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
8/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
9/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
10/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
11/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
12/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
13/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
14/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
15/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
16/17
Foto: Roberto Beltrán
 (Foto: Roberto Beltrán)
17/17
Foto: Roberto Beltrán

La anzures ya tiene una terraza que le dará vida a las noches de copas de la colonia con música en vivo, shows y comida al estilo de una casa grill. Entrarás a la cueva del lobo, una divertida, elegante, romántica y sensual. La entrada es una pequeña recepción con un refrigerador que muestra los cortes de carne que son las estrellas del menú; podrás ver un rib eye o un new york de 400 gramos, el t-bone de 600 gramos o el favorito del lobo, el corte tomahawk de poco más de un kilo (¿para compartir?).

Las guapas hostess de The Wolf Cave te guían hacía el interior, es una casa de tres pisos con paredes casi blancas, de un tono crema muy límpido que lo hace acogedor. Lo primero que notas es la cava de vinos con poco más de 100 etiquetas, las mesas cubiertas de manteles y la barra del segundo piso que le dan un aire señorial a todo el espacio, se logra un ambiente tranquilo. Continúas por las escaleras y llegas al tercer nivel, hay un área de fumar con una mesa redonda y sillas, donde no pierdes la comodidad del resto del bar. Al fondo, hay otras mesas en donde los invitados observan con atención el escenario, un pequeño espacio en donde la música en vivo es la estrella de cada fin de semana.

Los sábados son las noches bohemias del lobo, con un grupo musical invitado que ameniza a partir de las 8pm, llega temprano para que consigas una mesa cercana al escenario. En la carta hay coctelería tradicional y tragos de la casa, como el gin tonic con topping, una combinación de ingredientes ideal para comenzar cualquier noche, pues tiene dos personalidades en un mismo vaso. Lo preparan con mango, frutos rojos, naranja, toronja, lemon grass y anís, en cuanto a la parte ligera, el lado intenso del trago es el toque de pimienta, cardamomo y clavo que le añadieron. Preparan un dulce martini de lichi o de mazapán, o un sakejito (mojito + sake) para los gustos más secos.

El lobo también te invita a cenar. Aunque la carne es la especialidad, también puedes disfrutar de una ensalada wolf con camaron asado al ajo, una intensa crema de cilantro
o una pasta con pesto de cacahuate. Para acompañar tus gramos de carne te recomiendo los tiernos espárragos a la mantequilla. The Wolf Cave no es la cueva del lobo que tenías en mente, trae a tus mejores acompañantes a aullar desde temprano

Por Bernardo Robredo

Publicado

Nombre del lugar The Wolf Cave
Contacto
Dirección Leibnitz 51
Anzures
México, DF
11590
Horas de apertura Lun-sáb 1pm-2am
Transporte Metro Chapultepec
Precio Consumo promedio por persona $600

You may be interested in:

LiveReviews|0
1 person listening