Toco Madera

  • Bares y cantinas
  • Roma
  • 3 de 5 estrellas
  1. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Taberna, miel para mis oídos, aunque la experiencia en Toco Madera tiene más de humo, tierra, quelites y vainilla.

El lugar es oscuro y con mucha madera, pero está lejos de la imagen de una taberna con bárbaros y tarros; aquí las tablas son lisas, contrastan barras oscuras con otras de color miel. Se aprecian en las mesas y las sillas iluminadas levemente, lo suficiente para ver bien el menú, tu comida, a quien te acompaña en la mesa y a personas en las otras mesas; no lo dudes, este es un lugar para ver y ser visto.

Junto a la ventana, entre una planta y un mural con tonos amarillos salpicado de colores y texturas, empecé por la recomendación de la casa: un coctel llamado tocomadera, construido con sirope de vainilla, mantequilla y el whisky de la casa, un destilado infusionado con hierbas. Una copa humeante sobre una tabla de madera y un puñado de cardamomo tatemado a un lado fue lo que llegó a mí. Era un pequeño bosque. El trago satisface, pero nada para volverse loco. Podría ser un primo del carajillo y me parece que funciona mejor como digestivo.

Me lo acabé mientras llegaba una Páramo, cerveza pale ale de Colima que hizo migas con mi cacerola de pulpo. Y ojo aquí, en el menú dice pulpo perfectamente bien cocido, caí ante tal provocación y ellos ganaron. El pulpo estaba en su punto de cocción. Después llegaron los tacos, uno de barbachera (un poco seco pero de sazón correcta), otro de tuétano, cecina y setas. Los sabores y las técnicas saben correctas, aunque nada inolvidable.

En honor a la verdad: la música, el fantástico servicio, la comida apetecible y los guiños que hacen alusión a la buena fortuna, convierten la experiencia final en una muy cumplidora. Hay ambiente, chupes y djs –jueves y viernes–, todo resulta en un augurio de noches virtuosas. 

Escrito por
Constanza Posadas

Detalles

Dirección
Querétaro 211
Roma
México, DF
06700
Transporte
Metrobús Sonora
Precio
Consumo promedio por persona $300
Horas de apertura
Mar-sáb 1:30pm-2am, dom 1:30-8pm
Publicidad
También te puede gustar