Jennifer Lopez: Halftime
Foto: Cortesía Netflix

5 cosas que descubrimos en el documental Jennifer Lopez: Halftime

Creímos que sabíamos todo de la JLo y quedamos con tantos secretos que descubrimos en este documental. Aquí lo que nos sorprendieron

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

El 14 de junio, Netflix estrenó el documental Jennifer Lopez: Halftime dirigido por la ganadora del Oscar, Amanda Micheli, que nos lleva a 2019 el año más importante en la carrera de la cantante, actriz, empresaria y productora, Jennifer Lopez, quien se encuentra haciendo campaña para la temporada de premios; se prepara física y mentalmente para coprotagonizar junto a la colombiana Shakira el medio tiempo del Super Bowl, el evento deportivo más visto en todo el mundo. 

Más allá de los ensayos, seguimos a una mujer latina que ha revolucionado la industria, a una madre y a una artista que ha logrado conquistar el mundo, aunque no fue tarea sencilla. Pocas veces una artista permite mostrar sus claroscuros, sobre todo si ella lo está produciendo, pero aquí la nacida en Bronx comparte sus miedos, inseguridades y frustraciones.

Te presentamos las cinco cosas más destacadas que desconocemos de Jennifer Lopez y que el documental nos presentó

5 cosas que descubrimos en el documental de Jennifer Lopez: Halftime

Los tiempos en el Superbowl
Foto: Cortesía Netflix

1. Los tiempos en el Superbowl

Generalmente el medio tiempo consta de 30 minutos, de esos 7 son destinados a montar el escenario y los otros 7 para desmontar mientras el espectáculo debe durar 15 minutos. Lo que nos enteramos es que a Jennifer Lopez y a Shakira les ofrecieron 12 minutos con oportunidad de tal vez un minuto extra. Esto puso furiosa a la puertorriqueña ya que para empezar ella no deseaba compartir el escenario, fue la NFL quien le exigieron que fuera con Shakira por su experiencia en las copas mundiales, entonces ambas acuerdan que cada una hará su show por su lado, pero si fueran dos hombres los titulares sin problema les darían 20 minutos mientras ellas por ser mujeres y latinas tienen que comprimir su tiempo. Al final en una calurosa batalla Lopez obtiene dos minutos extra con la condición de tener a las dos artistas juntas al terminar el show.

2. Olvidada por la industria

Cuando Jennifer Lopez contrajo nupcias con Marc Anthony en 2004 ella se encontraba en el momento más fuerte de su carrera estrenando una o dos películas al año y un disco, de hecho, hasta llegaron a hacer música juntos y el filme El Cantante. Cuando nacieron sus gemelos Emme y Maximilian en febrero de 2008, la actriz se alejó de la vida pública para dedicarse a ser mamá. En 2011, la pareja anuncia su separación y en ese momento Jennifer descubre que la industria la había olvidado, no le ofrecían trabajos en películas, series y colaboraciones musicales, fue un momento difícil para ella descubrir que no era popular ni necesaria (tampoco es como que necesitara trabajar, en ese momento su fortuna estaba valuada en $80 millones dólares) entrando en una depresión, pero la salida de Ellen DeGeneres del reality American Idol le dio una oportunidad de regresar al ojo público siendo juez de la décima temporada en la que presento su lado materno y humano. Recibió tan buena aceptación que participó en las temporadas 11, 13, 14 y 15. En el documental, ella comparte que estar en este programa le regresó la energía y las ganas de trabajar más fuerte que nunca.

Publicidad

3. Selena

El mundo conoció a Jennifer Lopez en 1997 gracias a interpretar a la cantante Selena Quintanilla en la película Selena. Para obtener este papel tuvo que audicionar junto a 21 mil mujeres (la cantidad más alta desde Scarlett O´Harra en Gone With the Wind) y hasta vencer a Salma Hayek, quien estaba entre los nombres. Al final ella lo obtuvo convirtiéndose en la primera latina en obtener un contrato de un millón de dólares para protagonizar una película en Hollywood rompiendo una barrera nunca traspasada y haciendo historia. Por este trabajo obtuvo excelentes críticas por parte de Gene Siskel y Roger Ebert para culminar con una nominación al Golden Globe. A partir de ese momento ella se convirtió en la latina más buscada, aunque también la fama le trajo momentos agridulces donde fue ataca por tener grandes curvas, sus relaciones románticas y su talento, factores que hicieron que estuviera por renunciar a su carrera a los cinco años de empezar, pero fue el cariño del público lo que la hizo quedarse.

Emme Maribel Muñiz
Foto: Cortesía Netflix

4. Emme Maribel Muñiz

La hija de Jennifer con Marc Anthony, Emme, de 14 años, es pieza fundamental para las decisiones que toma la intérprete. Por ejemplo, la idea de tener en el espectáculo niñas bailando salsa y ritmos latinos mientras cantan “Let’s Get Loud”, no surgió de JLo, fue su hija Emme, quien le pidió que viera a sus compañeras de baile las cuales impresionaron tanto a la cantante que decidió integrarlas en el medio tiempo representando a las nuevas generaciones de mujeres. También al principio, Lopez deseaba tener de invitado a Bruce Springsteen cantando “Born in the USA”, pero el artista no contestó la propuesta y cuando le ofreció la idea a Shakira esta la rechazó por no haber nacido en Estados Unidos. Su respuesta fue poner a su hija a cantarla mientras está encerrada en una jaula luminosa como denuncia a los miles de niños en la frontera de Estados Unidos encerrados en cárceles pequeñas mientras esperan ser deportados a sus países. 

Publicidad

5. Premios

Los artistas están casados con la frase: “el hecho de estar nominado es mi premio”, ya que además de protegerlos por si llegan a perder los pone como figuras que están ahí por el arte y no por los aplausos. Jennifer Lopez se atreve a mostrar el lado humano y doloroso de estos premios. Después de una exhaustiva campaña con excelentes críticas por su trabajo como Ramona en Hustles, la actriz consigue lo que tanto anhela, una nominación a los Golden Globe a mejor actriz de reparto, “Solo me tomó 20 años volver a estar nominada”, se burla JLo. Nosotros sabemos que quien arrasó en ese rubro en la temporada de premios 2019/2020 fue Laura Dern por su trabajo en Marriage Story, pero en ese momento existía una esperanza real de que Jennifer se llevará la estatuilla y al perderla se puede notar la cara de frustración, tristeza y decepción de la cantante quien es honesta al decir que le dolió porque era la vez que más cerca había estado, pero sobre todo ver a todo a su equipo de trabajo (los mismos con los que lleva trabajando desde que empezó su carrera) quienes lograron que ella estuviera donde está.  Otro golpe fuerte fue unas semanas después descubrir que no estaba nominada al Oscar a mejor actriz de reparto, otra vez la academia la había ignorado cuando pudo hacer el cambio darle la oportunidad a un talento latino decidieron nominar puras actrices blancas. Ella lo sufrió y no tuvo miedo en compartirlo.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad