La negociadora con Bárbara Mori
Foto: Cortesía Clarovideo

Bárbara Mori llega a Clarovideo con la serie La negociadora

Platicamos con la actriz sobre su papel como Eugenia Velazco y trabajo con los guionistas del show

Por Stivi de Tivi
Advertising

Cuando algunos terroristas amenazan con la tranquilidad de la Ciudad de México, la policía le habla a Eugenia Velazco, una abogada criminalista especializada en negociaciones con grupos criminales para liberar rehenes. Ella, además de lidiar con la presión, también debe de superar sus fantasmas personales para poder realizar bien su trabajo.

De esto trata La negociadora, nueva serie de Clarovideo que estrenó sus 12 episodios el pasado 11 de febrero. Esta producción cuenta con Bárbara Mori como protagonista, mientras es acompañada por grandes figuras como Karina Gidi, Diego Cadavid, Ximena Ayala, Carlos Aragón, Marcela Guirado y un gran elenco que tiene como productores ejecutivos al actor Manolo Cardona y su hermano Juancho Cardona. Platicamos con Bárbara Mori sobre la serie en la cual también se involucró en el guion.

Después de cinco años alejada de las series, ¿qué encontraste en esta producción que te hizo regresar?
¡Me gustó muchísimo la trama! Los escritores hicieron un genial trabajo. Juancho Cardona (creador, productor y director de la serie) le ha dedicado muchos años y se nota todo ese cuidado en los guiones. A los actores nos atrapa un proyecto que esté bien desarrollado y escrito. Cuando empecé a leerlos los guiones no podía parar, capítulo tras capítulo era de: ¿Qué va a pasar ahora? El personaje me parece padrísimo porque tiene una profundidad y una tridimensionalidad; es una criminóloga/policía que debe tener mucha seguridad, pero también es un ser humano que tiene vulnerabilidad, ya que todo su pasado afecta su presente. Me pareció un reto como actriz y me encantó.

¿Cómo fue tu preparación física para poder encarnar a Eugenia?
Entrené con un grupo de dobles profesional que nos llevó de la mano para aprender los movimientos tácticos, las maromas, cómo cargar las armas en los operativos y todos estos movimientos. Incluso tengo una secuencia con Marcela Girado en la que hay una coreografía de golpes y disparos. Todo el entrenamiento lo hicimos durante unos meses con el equipo. Fue muy divertido. También investigué bastante con negociadores reales y me prestaron audios de negociaciones que realmente pasaron. Vi series y películas como la de Kevin Spacey —The Negotiator (1998)— y lo hace increíble. Todo esto me ayudó a construir mi personaje.

Pero también te involucraste en la psicología del personaje. ¿Me puedes contar un poco más sobre esto?
Juancho y la productora me dejaron entrar a la sala de escritores para poder colaborar con ellos y meterle unas cositas que sentía que le harían bien a Eugenia, para hacerla más humana. Me dejaron crear junto con ellos y es algo que siempre voy a agradecer. Fue muy generoso de su parte. Tuvimos mucho trabajo de mesa para elaborar estos mundos

Es una serie cargada de acción que no glorifica la violencia. ¿Qué tan importante es esto?
Muy importante y fijate que no es tan de acción, es más un thriller o un drama policiaco en el que los momentos de tensión son constantes, porque es una serie que habla de secuestros y hay personajes hermosos y vulnerables que son los rehenes. Hay algunos que se tensan o alocan, entonces se ponen nerviosos y reaccionan de una forma que no te lo esperas. Hay otros que hacen todo lo contrario. Entonces dentro de este mundo de secuestros se creó un mundo con personajes que muestran su miedo a la situación que estamos viviendo, pero también humanos que cometen errores. Como el mío, que a pesar de ser las más importantes negociadoras de secuestros del país en Latinoamérica, tiene muchos errores porque tiene un pasado que atormenta su presente.

El nivel de producción es fantástico, ¿eso es algo que te ayudó a aceptar el proyecto o eso lo viste durante el rodaje?
Para mí siempre el guion es mi principal motor. También busco otros elementos para decir sí o no. Desde que me hablaron de Enrique Carrión, el fotógrafo. No lo conocía por lo que empecé a investigar su trabajo y me pareció maravilloso. Todo el mundo en el set decíamos: ¡Wow, como se ve la serie, un nivel impresionante! Por otro lado, la producción era genial porque para la productora era su bebé y tiraron la casa por la ventana para lograr la calidad que tiene está serie que pareciera que no es una serie Latinoamérica. No tenemos la costumbre de ver una serie con estos temas en México. No se había hecho antes y está bastante bien logrado.

Le negociadora. Clarovideo.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising